Mecanismos de cistitis postcoital y prevención

Spread the love

Mecanismos de cistitis postcoital y prevención

La cistitis postcoital es uno de los tipos más comunes de cistitis bacteriana. Desafortunadamente, sigue siendo un problema tabú para el cual es difícil encontrar información. Los consejos de siempre no van más allá de hidratación e higiene.

Este artículo pretende ofrecer una visión general del enfoque ideal en estos tipos de situaciones.

De hecho, en caso de cistitis postcoital es necesario actuar en todos los frentes para romper el círculo vicioso de “reinfección/recurrencia/recaída”:

1) durante las relaciones sexuales, incluso las más leves, la fricción causa microlesiones en la mucosa vaginal. Estas pequeñas laceraciones son “refugios” perfectos en los que las bacterias patógenas pueden “anidar”. De esta manera, la mucosa vaginal se convierte en una “reserva microbiana”. Se trata de una fuente de infecciones recurrentes del tracto urinario por ascenso o migración.

Por lo tanto, es esencial usar una crema vaginal durante el acto sexual:

– lubricante -> para limitar la fricción (pero sin limitar el placer)

– con D-Manosa -> para neutralizar los gérmenes uropatogénicos inmediatamente, incluso antes de que se unan a la uretra y a la vejiga, creando una película protectora sobre la membrana mucosa para evitar su “implantación”

– con antiinflamatorio natural -> para apoyar el trofismo y ayudar a que la mucosa se cure rápidamente

Lo ideal es aplicar esta crema antes y después de cada relación.

2) cuando no se usa una protección durante las relaciones, las bacterias presentes en la vagina pueden entrar en la uretra de la pareja, causando infecciones masculinas (uretritis y prostatitis), muy a menudo asintomáticas. En estos casos, es la pareja que se convierte en una “reserva de bacterias” (durante la eyaculación, el esperma transmitirá de nuevo la bacteria).

Por eso es importante:

– hacer un cultivo de orina +  espermiograma  -> para detectar la posible presencia de bacterias en el tracto urinario y en la próstata

– proponer a la pareja una toma de D-Manosa (1 g al día) para la prevención de posibles bacterias transmitidas y/o para eliminar la posible presencia de bacterias ya instauradas

3) cuando la cistitis se vuelve crónica, la presencia de una biopelícula patógena es frecuente (en más del 80% de los casos). Esta “cáscara” fabricada por las bacterias, las protegen contra las agresiones externas (leucocitos o antibióticos). De esta manera, los gérmenes uropatogénicos persisten en la biopelícula que, de vez en cuando, se abre para liberar nuevas colonias bacterianas, causando una nueva infección.

 

Ha sido demostardo que el biofilm se puede formar en la vejiga, a través de la uretra o incluso en la vagina constituyendo así un “depósito bacteriano” in situ. Hay que tener cuidado porque esta estructura es pequeña (invisible durante un examen de rutina). Por lo tanto, es esencial luchar contra este biofilm mediante:

– la ingesta de N-acetilcisteína (NAC) -> aminoácido capaz de desintegrar la matriz de polisacárido (cápsula externa) de la biopelícula

– la ingesta de D-Manosa -> azúcar capaz de unirse a los patógenos que se liberarán durante la disolución de la biopelícula para reducir su patogenicidad y evitar una crisis aguda

4) si a pesar de todas las medidas de higiene + los consejos anteriores, la cistitis se presenta nuevamente después de una relación, es posible evitar la antibioterapia profiláctica mediante:

– ingesta diaria de D-Manosa (1 g, de 2 a 3 veces al día) -> para asegurar una presencia permanente de este ingrediente activo en el tracto urinario e inhibir así la adhesión de gérmenes uropatogénicos tan pronto como llegan

– administración sublingual de una dosis de D-Manosa (D-mannOro) después de las relaciones para garantizar la presencia de D-Manosa en la vejiga dentro de los 30 minutos posteriores y así bloquear inmediatamente la adhesión de los gérmenes

5) a estas disposiciones, puede ser necesario agregar otras medidas según la situación:

– apoyo de la flora fisiológica vaginal -> probióticos orales y aplicación local

– recolonización de la mucosa vaginal -> ducha vaginal con D-Manosa y NAC

– apoyo del microbiota intestinal -> pro y pre-biótico

Cistitis postcoital

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.