Aceites esenciales: aclaremos el tema

Spread the love

La cuestión del uso de aceites esenciales se plantea frecuentemente en el grupo Facebook. Parece entonces útil recordar ciertos puntos:

1) el aceite esencial está presente en muchos productos comerciales en proporciones y concentraciones extremadamente variables y en forma de mezclas o de principio monoactivo. Más allá del ingrediente activo (aceite esencial de…), por lo tanto, será necesario estar particularmente atentos a la dosis y a la posología a seguir para evitar una ingesta innecesaria insuficiente o excesiva (riesgo de efectos secundarios no deseados)

2) la toma de aceite esencial (oral) es un enfoque que puede ser peligroso por varios motivos como sobrecarga hepática, quemaduras gástricas y otros efectos secundarios. Por esta razón, este tipo de enfoque debe someterse al asesoramiento de un profesional especializado

3) la aplicación externa de aceite esencial en las membranas mucosas no se recomienda en absoluto (en particular en la zona genital) y en caso de piel atópica o lesiones cutáneas

4) la ruta metabólica tomada por el aceite esencial no implica la eliminación por filtración renal. Esto significa que los ingredientes activos de estas sustancias no pueden llegar a la vejiga.

Por esta razón, el aceite esencial no tiene acción bactericida o fungicida directa y no puede actuar en favor de una reducción en el número de gérmenes uropatógenos involucrados en caso de infección del tracto urinario (como la D-Manosa). Por otro lado, algunos aceites esenciales tienen efectos beneficiosos tanto en la estimulación de la respuesta inmune fisiológica como en la contractura pélvica, aliviando así la sintomatología de la cistitis.

Deja un comentario