Anatomía del tracto urinario inferior y GAGs

Spread the love

Pared de la vejiga y GAGS (glicosaminoglicanos)

La pared de la vejiga tiene 3 capas de diferentes tejidos que van desde la luz (hueco interior del órgano) hasta el exterior:

– una membrana mucosa compuesta por un epitelio de recubrimiento sobre el corion

– un músculo espeso llamado detrusor

– tejido conectivo cubierto de una serosa en la parte superior de la vejiga

La mucosa vesical

Incluye el urotelio y el corion.

El urotelio está compuesto de varias capas celulares cuyo número varía según el nivel de llenado de la vejiga: 7 estratos cuando la vejiga está vacía; solo 3 cuando está llena.

Más particularmente, la capa celular superior que está en contacto directo con la luz de la vejiga está completamente revestida con GAG que proporcionan un papel protector fundamental. De hecho, se podría pensar que el urotelio, en su parte superior, está en contacto directo con la orina contenida en la vejiga, ¡pero no es así! Son los GAGs los que, formando una membrana plasmática impermeable, se interponen entre la orina y el urotelio.

GAGs

Los GAG (GlycosAminoGlycans), también llamados mucopolisacáridos, son elementos formados por cadenas principalmente de azúcares.

Están presentes en forma libre en la orina y como componentes superiores del urotelio.

Los GAGs presentes en la capa más superficial del urotelio vesical están en contacto directo con la orina y hacen que el urotelio sea impermeable, lo que representa un «escudo protector» fisiológico para la vejiga.

La presencia de GAGs en el urotelio tiene varias funciones:

-> evita que la orina sea reabsorbida por los vasos sanguíneos de la vejiga y reintroducida en la sangre

-> protege las capas celulares subyacentes (más frágiles, inmaduras y sensibles) de la agresión de la acidez urinaria, bacterias y sustancias irritantes presentes en el líquido urinario

Los GAGs libres en la orina tienen una función bastante antibacteriana ya que actúan contra gérmenes uropatogénicos exactamente como la D-Manosa: se unen a las adhesinas de las bacterias que les impiden adherirse a la pared de la vejiga, permitiendo su expulsión natural con la micción.

La ausencia o alteración de la capa de GAG (típica en el caso de la SVD: Síndrome de la Vejiga Dolorosa) provoca una «extirpación» del urotelio que se convierte en:

-> fácilmente irritable

-> más sensibilidad a los estímulos ambientales: fricción, acidez de la orina, variación de la temperatura, aumento de la presión intravesical (con llenado), presencia de bacterias, etc.

Esta situación da lugar a problemas anteriormente conocidos como «vejiga hiperactiva», «cistitis intersticial» o incluso «hipersensibilidad vesical» que actualmente se califican como cistitis bacteriana o pérdida de recubrimiento vesical (coating).

¿Cómo reconstruir entonces la capa de GAG y combatir la inflamación urotelial?

Por aquí, por favor.

Deja un comentario