Candida Albicans resistente a los farmacos: si no podemos vencerlo, ¡hagámoslo morir de hambre!

Spread the love

¿Cómo combatir una infección micótica por Candida Albicans que se vuelve cada vez más resistente a los farmacos? ¡Hagámoslo morir de hambre!

El descubrimiento fue realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Buffalo y de la Universidad de Temple.

Esta semana he leído un artículo titulado ““Iron Chelator Deferasirox Reduces Candida albicans Invasion of Oral Epithelial Cells and Infection Levels in Murine Oropharyngeal Candidiasis” (El quelante de hierro Deferasirox reduce la invasión de Candida albicans de las células epiteliales orales y los niveles de infección en la candidiasis orofaríngea murina») del Dr. Puri y su equipo.

Candida albicans es el agente que causa varias infecciones: candidiasis oral, una infección de la boca identificada por una película blanca que cubre la lengua y la garganta, causando dolor al tragar; estomatitis, una infección por hongos que afecta a casi dos tercios de los usuarios de prótesis dentales que causan inflamación, enrojecimiento e hinchazón en la boca; Candida vaginal, una infección que afecta los genitales y causa enrojecimiento, picazón, ardor y flujo de color blanquecino.

El hongo también es la cuarta causa de infecciones en la sangre adquiridas en el hospital que a menudo tienen altas tasas de mortalidad.

Para tratar Candida albicans, los investigadores en este estudio limitaron el acceso del hongo al hierro, un elemento crucial para su supervivencia en el cuerpo.

Candida albicans es el hongo más abundante en el microbioma oral y se basa en la saliva como fuente de elementos esenciales y nutrición. El hierro, el segundo metal más abundante en la saliva, es un nutriente indispensable utilizado por el hongo en diversos procesos celulares, incluida la producción de energía y la reparación del ADN.

Lo hicieron usando Deferasirox, un medicamento que se usa para tratar ciertos trastornos de la sangre. El fármaco se probó en ratones y los resultados fueron realmente prometedores: los científicos redujeron cuatro veces los niveles de hierro en la saliva, esto alteró la expresión de más de 100 genes por el hongo, disminuyó su capacidad para infectar el tejido oral y de las membranas mucosas y causó una doble reducción en la tasa de supervivencia del hongo en el cuerpo.

En el estudio en cuestión, Deferasirox se administró junto con agua potable a ratones para reducir los niveles de hierro en la saliva y reducir la disponibilidad de hierro necesaria para nutrir y apoyar una infección.

Los investigadores encontraron que Candida albicans en los ratones que recibieron el tratamiento tenía una tasa de supervivencia del 12% en comparación con el 25% en ratones que no habían recibido tratamiento.

Otras investigaciones han demostrado que el tratamiento con Deferasirox no produce deficiencia de hierro en adultos con niveles normales de hierro.
Esto lo convierte en un posible tratamiento preventivo para quienes son vulnerables a las infecciones de la mucosa.

El estudio es el primero en demostrar que si permitimos que Candida albicans muera de hambre (¡o de hierro!), podemos limitar su crecimiento y su reaparición.

En ausencia de nuevos medicamentos, el uso de medicamentos “off-label” existentes para el tratamiento de otras enfermedades es una estrategia prometedora.

Actualmente solo hay tres clases principales de fármacos antimicóticos clínicos. Sin embargo, la resistencia a los medicamentos fúngicos ha aumentado constantemente y no han surgido nuevas clases de antifúngicos durante décadas.

Como alternativa al fármaco podemos utilizar un producto natural: la lactoferrina.

La lactoferrina es una glucoproteína con acción antimicrobiana y transportadora de hierro, en las secreciones mucosas modula la actividad y la capacidad agregativa de las bacterias y de los virus hacia las membranas celulares.

Hemos visto que algunos patógenos requieren hierro para poder realizar la replicación celular, la lactoferrina elimina el hierro libre del ambiente circundante, lo que evita la proliferación y el crecimiento de bacterias u hongos.

Matrona Sara Furno

Deja un comentario