Cistitis recurrente y heridas del alma

Spread the love

Las implicaciones psicológicas de las personas con cistitis recurrente son graves y con demasiada frecuencia se pasan por alto. Recibimos todos los días muchos mensajes de mujeres (pero también de hombres) que se arrastran de médico en médico durante años a menudo sin ser demasiado tomadas en consideración, trayendo consigo diagnósticos inapropiados, tardíos, incompletos que dejan profundas heridas en ellas y que las hacen sentir con demasiada frecuencia no escuchadas y no entendidas.

Intentemos por un momento pensar en las consecuencias a nivel emocional, sexual, laboral y psicológico.

Mientras tanto, la enfermedad se desarrolla y progresa, causando daños y llevándonos desesperadamente a búsquedas nocturnas de alguna posible explicación y remedios, contando con algunas pocas amigas que a veces nos entienden (porque lo han probado) o incluso en la web.

Esto para llegar a un tema extremadamente espinoso que a la fecha sigue siendo objeto de un fuerte debate. Tratemos de comprender la soledad y la frustración si nos dijeran que todo está bien y que todo está en nuestras cabezas.

Todo está en nuestra cabeza, en mi cabeza entonces… ¿la cistitis puede ser psicológica entonces?

El estrés puede indudablemente conducir a una disminución de las defensas inmunitarias que por lo tanto, nos expone más fácilmente a contraer una infección por ejemplo, pero en sí mismo, no juega un papel clave en la aparición de la enfermedad (más bien es consecuente).

Para dar un ejemplo práctico, hoy compartiré con vosotros un intercambio con una joven mujer sobre la cistitis vista como un problema psicológico sin causa orgánica.

«Hola a todos, quería preguntaros algo, ¿alguna vez habéis comentado vuestro problema (en mi caso se trata de cistitis postcoital) a un naturista? Me han contestado que es un problema psicológico y no orgánico (es decir, afirman que tenemos una sentimiento de culpa por tener una relación sexual y que el cuerpo se rebela) pero honestamente esto me parece absurdo…. varios ya me lo han dicho pero apenas puedo creerlo, confio más en el urólogo que dice que durante el acto se crean microlesiones y que las bacterias suben de la vagina hasta la vejiga. ¿Qué os parece? Gracias de antemano».

La cistitis es una inflamación del tracto urinario que puede ser bacteriana o abacteriana. Por tanto, se trata de un proceso biológico, ya que la inflamación es una reacción mediada por sustancias producidas por las células (en respuesta a estímulos) y mensajes eléctricos transportados por los nervios (ellos mismos también siguen los estímulos).

Por tanto, no es necesario hablar de «cistitis psicosomática»: nuestra mente no se inventa las bacterias (las bacterias están presentes, vivas y reales) ni inventa los mediadores químicos o eléctricos de la inflamación y el dolor.

Lamentablemente, cuando no es posible demostrar la presencia de bacterias (que podrían estar «escondidas» en el interior de un biofilm), surgen diferentes teorías y en ocasiones ciertos profesionales se refugian detrás de causas «psicológicas», que no solo no justifican nada sino que son totalmente infundadas.

En caso de cistitis recurrente, es fundamental eliminar y combatir el abordaje psicológico estricto del problema en favor de una investigación inicial dirigida a identificar los factores predisponentes y precipitantes implicados en los episodios agudos.

De hecho, la cistitis es casi siempre un problema multifactorial cuyo número de factores y naturaleza difiere de un sujeto a otro. Si entre estos factores existe una fragilidad emocional o una correlación evidente entre el estrés y la cistitis, sin duda será útil trabajar también en este campo pero sin convertirlo nunca en un caballo de batalla exclusivo ni en un motivo posterior de culpa para la persona.

Algunos ejemplos y testimonios de uno de nuestros grupos de apoyo de Facebook:

«Hola chicas, tengo una pregunta rápida. El año pasado tuve 1 cistitis cada dos meses o incluso cada mes para las cuales he encontrado varias soluciones. Sin embargo, todavía tengo un gran impacto psicológico. Tengo una obsesión continua. Si alguna vez tengo unos síntomas de ardor leve o frecuencia urinaria anormal, etc., inmediatamente entro en un ataque de ansiedad de temblores, llanto, estrés. Luego una vez que se pasa empiezo a fijarme en un problema nuevo, cada mañana me preocupo de como y cuanto orino, si bebo mucho para evitar cualquier problema etc. me pregunto si el estrés puede causar síntomas, síntomas falsos y cómo puedo lograr calmarme perdón por este mensaje, gracias”.

«Estoy experimentando un estrés psicológico real hasta el punto de taparme la nariz cada vez que orino para evitar enterarme de una posible infección del tracto urinario».

“Esta situación atroz duró casi un año, no me atrevía a salir de mi casa más porque tenía dolor, estaba de baja y en el trabajo mis jefes estaban furiosos porque no iba a trabajar”.

«Hola a todos, fui a ver a una matrona llena de esperanza y salí llorando y malinterpretada una vez más tuve que contar toda mi historia para lograr nada al final … ella no sabe, entiende mi dolor pero cuenta yo no puedo hacer nada, no sé qué hacer ni a quién consultar… Me dice que todo es normal no lo entiendo, no es normal tener un dolor así… tengo 26 años ya no me atrevo a conocer a nadie, ya no me atrevo a tener sexo. Ella estaba embarazada y tengo la impresión de que nunca conoceré esta felicidad… fui a verla llena de esperanza y ahora estoy perdida…y con dolor”.

“Estoy muy conmovida por tu publicación. Yo también vivía angustiada, no podía dormir más, me despertaba cada media hora… no sabía qué hacer estaba molesta y gastaba una gran parte de mi salario en consultas médicas. Te aconsejo ganar confianza en los productos Deakos. Son realmente efectivos. Desde hace varios meses he vuelto a vivir pero asegúrate de respetar las indicaciones de uso”.

Estos testimonios muestran lo largo que es el camino por recorrer. Es por ello que nos esforzamos, a través de este blog, páginas y grupos de Facebook, citas telefónicas gratuitas, correos electrónicos, etc.) de ofrecer explicaciones, respuestas y, cuando sea posible, elementos o soluciones para que tod@s puedan seguir adelante en su camino, hacia la mejora y, por qué no, hacia una resolución!

Deja una respuesta