Cistitis recurrente: el ciclo

Spread the love

¿Cómo funciona la cistitis recurrente?

sad-girl-1382940_1920

El ciclo clásico que sufren las mujeres con cistitis recurrente se resume en el siguiente esquema:

Aparición de la primera cistitis

arrow-1294468_1280

Antibiótico

arrow-1294468_1280

Nueva aparición de cistitis

arrow-1294468_1280

Antibiótico

arrow-1294468_1280

Sistema inmunológico debilitado

arrow-1294468_1280

Destrucción de la flora intestinal y vaginal «buena»

arrow-1294468_1280

Aparición de vaginitis y cándida

arrow-1294468_1280

Más antibióticos y antimicóticos

arrow-1294468_1280

Sensibilización de las mucosas vulvares y vaginales

arrow-1294468_1280

Dolor en las relaciones sexuales

arrow-1294468_1280

Nueva aparición de cistitis

arrow-1294468_1280

Más antibióticos

arrow-1294468_1280

Visitas médicas, pruebas, exámenes invasivos, consultas especialistas

arrow-1294468_1280

Más cistitis (cada vez más frecuentes)

arrow-1294468_1280

Dolor constante (incluso con orina estéril)

Se establece un círculo vicioso que se retroalimenta y la cistitis se convierte solo en un síntoma del equilibrio perdido.

¿Qué sucede en nuestro cuerpo?

Una zona afectada repetidas veces por una inflamación, desarrolla nuevas fibras nerviosas, diseñadas para detectar la sensación de dolor, calor, frío, etc. Como consecuencia, incluso un pequeño estímulo se amplifica y, lo que una mujer con una vejiga sana ni siquiera percibiría, una mujer con cistitis de repetición sentiría dolor.

De este modo, se vuelven irritantes elementos que normalmente no lo serían: una comida ácida, un alimento rico en oxalatos, los productos de deshecho eliminados por los riñones, las bebidas con gas, el alcohol, el frío, la orina concentrada, una muy baja carga bacteriana, la presión ejercitada por un peso sobre la vejiga (el cinturón, el elástico de las braguitas), etc.

Por este motivo, incluso en ausencia de bacterias se pueden sufrir los mismos síntomas que cuando nos encontramos en una infección de las vías urinarias.

El dolor percibido repetidamente y el miedo de volver a sentirlo contrae la musculatura pélvica como una reacción defensiva. Del mismo modo en el que al final de la micción el dolor hace que contraigamos los músculos interrumpiendo el flujo urinario, tendemos a contraer esa misma musculatura constantemente, involuntariamente e inconscientemente.

3 comentarios sobre “Cistitis recurrente: el ciclo

    1. Habría que bajar la inflamación, relajar la musculatura pélvica y evitar los alimentos y hábitos que provocan las crisis para recuperar el estado natural de nuestra vejiga. Te aconsejo que leas los post dedicados a estos temas en el blog. Un saludo y gracias por leerme!

Deja una respuesta