Detrás de la cortina: os cuento mi historia

Spread the love

Una entrada que analiza profundamente la cistitis y cómo esta patologia afecta la vida de muchas personas. Una reflexión que estoy segura que os ayudará a ver las cosas desde otros puntos de vista y a entender la importancia de vuestros testimonios. En un contexto donde muchos médicos creen firmemente y exclusivamente en sus métodos, existen soluciones más naturales y alternativas suportadas por varios estudios cientificos. Por eso os invito a una cuidadosa reflexión al respecto.

Hola a todas,

Me gustaría compartir mi experiencia con todas vosotras por si puede ser útil a alguien.

Actualmente tengo 55 años y he vivido desde los 18 con cistitis más o menos recurrentes, siempre debidas a las relaciones. Iba de una cistitis a otra, cambiando de antibiótico, bebiendo mucha agua pero sin ningún resultado positivo.

También tomé muchísimo arándano, como no! Y pensaba ¿Por qué a mí no me hace efecto?

Me recetaron el antibiótico pre-coital el post-coital y todos los que existían. A veces iba a urgencias y me hacían el cultivo, pero otras veces, cansada, me automedicaba y tomaba el primer antibiótico que encontraba.

Todo esto me afectó y no quería tener relaciones porque sabía que seguro iba a tener cistitis.

Hace 10 años conocí a mi segundo marido y no sé porque la cistitis desapareció sin ningún motivo y sin hacer nada especial. Pensé que finalmente se habían alejado y me habían dejado vivir tranquila, pero no, no iba a tener esta suerte…

Hace unos 2 años, empecé con la menopausia y oh sorpresa! De repente apareció una cistitis sin ningún motivo. Hice cultivo y era la tristemente famosa Escherichia Coli. Hice el antibiograma y tomé el antibiótico adecuado. Pensaba que ya estaba solucionado cuando de repente, otra cistitis la semana siguiente y otra a los 15 días, sin tener relaciones, simplemente por que sí. Empecé a preocuparme ya que entre los episodios tenía dolor vesical y empecé con incontinencia.

La cistitis no se iba, había días mejores y otros peores, pero siempre tenía dolor y molestias.

Llegado a este punto era bastante insoportable y decidí hablar con mi jefe que es urólogo, porque si, ¡soy enfermera de urología y no podía salir de esta cistitis!

El urólogo con el que trabajo es muy buen profesional en quirófano, muy buena persona, humano y enseguida se preocupó por mi problema, hicimos otro análisis de orina donde el resultado fue más alarmante ya que salió una Escherichia Coli BLEE , es decir bacteria multirresistente que suele vivir en los hospitales, y que pocos antibióticos pueden eliminar.

Tengo que ser sincera: me asusté porque sabía lo que suponía tener esta bacteria. Mientras no se moviera de la vejiga, tratáramos de eliminarla y lo consiguiéramos no había problema, pero me asustaba la idea de no encontrar el antibiótico adecuado…

El único antibiótico era uno de exclusivo uso hospitalario y vía endovenosa, con lo que pasé 14 días, yendo a las 7h de la mañana a ponerme el antibiótico endovenoso y luego iba a trabajar…

Cada día me sentía más débil, pero confiaba en eliminar la Escherichia y poder hacer vida normal. Pasados los 14 días repetimos el análisis de orina y para mi horror volvía a salir la misma bacteria. No me lo podía creer!

A partir de aquí, empecé a investigar por mi cuenta, porque me di cuenta de que desde el mundo de la urología convencional no iba a encontrar la solución. Los urólogos, con toda su buena voluntad de ayudarme, me decían de volver a hacer otro ciclo de antibiótico , pero yo no me veía capaz…mientras me lo pensaba , estuve 3 días y 3 noches buscando “algo” por internet que me ayudara a salir de todo esto y de repente apareció Deakos!

Empecé a estudiar lo que era la D-Manosa, cuál era su mecanismo de acción, sus efectos… y me pareció lógica la explicación, además entré en el blog de “LaCistitis.es” y ví mujeres que estaban muy agradecidas a la D-Manosa…

Intenté explicar a mi jefe -urólogo lo que había descubierto, pero no me prestó mucha atención y me dijo: “estas cosas naturales.” no se creía la capacidad de la D-Manosa de eliminar las bacterias. Intenté que leyera lo que se publica en Deakos, pero sin éxito…

A todo esto, yo estaba otra vez con los antibióticos endovenosos, cuando recibí AUSILIUM NAC, AUSILIUM 20 PLUS y D-MANNORO

Empecé a tomar AUSILIUM NAC, entendiendo su importantísima función, es decir, destruir la “envoltura” (biofilms patógenos) que producen algunas bacterias para hacerse resistentes a los antibióticos. También empecé con AUSILIUM 20 PLUS Y D-MANNORO siguiendo estrictamente las indicaciones durante 1 mes, al cabo del cual me hice otro análisis y no había rastro de la bacteria.

El urólogo lo atribuía a los antibióticos, pero yo estaba segura que sin el AUSILIUM NAC , AUSILIUM 20 PLUS y D-MANNORO no lo hubiera conseguido.

Ahora empezaba la fase no menos importante: ¡intentar no volver a tener otra cistitis!

Después de estos episodios tan agresivos de antibióticos y bacterias, notaba la vejiga dolorida y sentía escozor al orinar, además de tener incontinencia. Al leer los artículos de Deakos, entendí que tenía que dar tiempo para que la capa interior de la vejiga que yo tantas veces había visto en quirófano, se recuperase.

Después de 6 meses de tomar AUSILIUM 20 PLUS, 2 sobre cada día y hacerlo rigurosamente según las indicaciones, las molestias fueron disminuyendo, la incontinencia desapareciendo, así como las cistitis y hoy puedo decir que solo tengo palabras de agradecimiento para el equipo de Deakos!

Sigo con mis dosis de mantenimiento y llevo siempre D-MANNORO en el bolso por si noto algún síntoma.

Todo esto me ha hecho reflexionar mucho.

Trabajo en consulta de urología y veo cada día mujeres con infecciones de orina que salen con la receta de antibiótico. Como hago para explicarles que el antibiótico no es la solución? Como hago para introducirlas en el mundo de la D-Manosa?

Es difícil, sobre todo estando rodeada de médicos que creen firmemente en sus métodos, aun sabiendo que hay que buscar soluciones ,ya que el problema de las resistencias a los antibióticos es muy grave.

He intentado alguna vez explicar mi experiencia, pero no les interesa y no me prestan atención.

Lo he explicado a amigas mías que también tiene problemas de cistitis y menos mal, ellas si lo han entendido y hoy compran D-Manosa. También tengo algunas pacientes a las que he podido introducir en este mundo y están contentas con los resultados. Me gustaría ayudar a estas señoras de edad madura que sufren cistitis, pero me es muy difícil, ya que muchas de ellas tiene mucha fe en los antibióticos y les cuesta entender mis explicaciones aún más comprar por internet.

A pesar de todo intento difundir cuando puedo y me quieren escuchar todas las bondades y beneficios de la D-Manosa.

También comprendo que estamos en un mundo donde los intereses de las farmacéuticas mandan y sé muy bien que no les interesa dejar de vender arándanos en comprimidos o en cápsulas, ni antibióticos, a pesar del grave peligro que corremos con las resistencias.

Todo lo que he explicado no va en contra del urólogo con el que trabajo, ya que es muy buen cirujano , pero como tantos urólogos que conozco, con el tema de la cistitis no saben más y les sacan importancia….”bueno, tranquila solo es una cistitis”.

No están preparados para entender el sufrimiento que puede conllevar las infecciones de orina, ya que ellos se encargan de tumores vesicales, de hiperplasia de próstatas, de tumores de próstata, de pielonefritis, de vasectomías, de fimosis, entre otras cosas y a las infecciones de orina no les dan importancia.

Porqué? Será por ignorancia? Será porque no saben como curarlas? Será porque es cosa de mujeres? Los urólogos no os han enviado al ginecólogo cuando ya no saben que deciros?

Animo a todas las que habéis tenido buenas experiencias con la D-Manosa a divulgarlo. Todas podemos, no hay que hacer grandes conferencias, solo decirlo a la vecina, a la amiga, a la compañera de trabajo y esta a su vez también lo dirá, es la manera…

También sería fantástico si esto se pudiera divulgar en revistas médicas y científicas, se pudiera visitar a urólogos y convencerlos de la eficacia e inocuidad de la D-Manosa, se pudiera ir a congresos urológicos y ginecológicos y presentarlo.

No debemos dejar de intentarlo.

Espero no haberos cansado con mi testimonio y solamente me queda agradecer de todo corazón al Doctor de Angelis y todo su equipo por el extraordinario labor que están haciendo.

Gracias a todos!

Una enfermera agradecida

Deja un comentario