¿Ducha vaginal? Te cuento mi experiencia

Spread the love

 El testimonio de una mujer italo francesa sobre su experiencia con la ducha vaginal.

“Pude liberarme del círculo vicioso de la cistitis, la infección por antibióticos y la micosis hace algunos años (parece que fue ayer) gracias a un médico que se tomó el tiempo para escucharme y para «educarme» sobre las buenas/malas prácticas en caso de cistitis. Ahora mismo vivo en Italia y aquí, el uso del bidet es una práctica diaria que aprendí después de mil aventuras. La ducha vaginal (bien realizada) es algo recomendado por médicos generales, ginecólogos, urólogos, etc. en muchos casos y, especialmente, en casos de cistitis recurrente. En Francia casi todos están “en contra” de la ducha vaginal y una simple búsqueda en Internet os dará una visión general de la opinión francesa sobre esto: «No a la ducha vaginal», «¿Por qué debería evitar la ducha vaginal?»; «Ducha vaginal: un mal hábito», etc. Una verdadera cruzada! Sin embargo, la ducha vaginal BIEN PRACTICADA, es decir, con buenos productos podría ser una solución en caso de cistitis y trastornos relacionados. Es exactamente lo que me ha pasado a mi con Ausilium Lavanda”.

¿Qué es una ducha vaginal?

Es la inserción de un líquido en la vagina.

Inmediatamente digo que debe evitarse el uso de simple agua del grifo y/o jabón (incluso para uso íntimo) porque eliminaría parte de la flora «buena», la flora que se encuentra en la vagina y que asegura la defensa contra la agresión externa. También existe el riesgo de desarrollar una micosis o una infección (que es precisamente lo que queremos combatir).

Debería tener una cánula flexible y pequeña que se adapte a la vagina sin ser lo suficiente profunda como para causar lesiones. El líquido debería salir desde los lados superiores de la cánula (no desde arriba para evitar un tipo de chorro «karcher»).

Lo ideal sería optar por lavados vaginales listos para usar y desechables para evitar su reutilización y limitar así el riesgo de infección.

La ducha vaginal «perfecta» para la cistitis poscoital se realiza una vez al día (o cada dos días), justo antes o justo después del coito y debería contener:

– probióticos (lactobacilos) para ayudar a la flora vaginal

– un antiinflamatorio para calmar la mucosa vaginal

– N-acetilcisteína para disolver un posible biofilm bacteriano

D-Manosa para combatir las bacterias patógenas liberadas por el biofilm durante su disolución

– lactoferrina para cortar la hierba bajo los pies de las levaduras liberadas por el biofilm y evitar que crezcan

 Espero que estos consejos sin pretensiones puedan ayudar.

4 comentarios sobre “¿Ducha vaginal? Te cuento mi experiencia

Deja un comentario