Efectos secundarios de la terapia con antibióticos

Spread the love

Con demasiada frecuencia leemos testimonios personales, en foros o en grupos de Facebook que tratan el tema, que hablan de una ingesta sistemática de antibióticos después de un episodio agudo de cistitis.

Imaginándonos que las personas que los toman habrán recibido indicaciones de sus médicos o urólogos, la profilaxis con antibióticos generalmente no es recomendada por los expertos en cistitis, ya que es un enfoque terapéutico ineficaz, peligroso y contraproducente.

A continuación, algunas consideraciones importantes con respecto a los efectos secundarios de la terapia antibiótica prolongada:

1) enmascara la infección manteniendo bajo el número de bacterias patógenas
Después de tomar el antibiótico, el cultivo de orina obviamente dará un resultado negativo. De hecho, el antibiótico mata (o más bien trata de matar) sin distinción todas las bacterias que son sensibles a él. En el caso de la cistitis recurrente, si la cantidad de bacterias es de 10 ml por ml, por ejemplo, tomar un antibiótico las reducirá sin eliminarlas por completo.E incluso una sola bacteria presente en la vejiga puede provocar un brote de cistitis, incluso después de solo 12/24 h.

Por lo tanto, la ingesta de antibióticos será una solución temporal, después de lo cual la infección urinaria probablemente emergerá más fuerte que antes.

2) también tiene efectos secundarios en las membranas mucosas de la vejiga y de la uretra
El antibiótico sin duda mata a las bacterias, pero al hacerlo provoca que liberen toxinas con efecto irritante en las membranas mucosas. Dado que el urotelio ya está dañado por una infección, la acción misma del antibiótico aumentará la inflamación de las paredes, lo que contribuirá a la persistencia del dolor y favorecerá la instalación de bacterias en las capas más profundas de la mucosa.
Por lo tanto, el antibiótico, a lo largo de la duración de su ingesta, contribuye a mantener e incluso aumentar la inflamación de los tejidos.

3) destruye la flora fisiológica
El antibiótico no selecciona las bacterias que se eliminarán: es una verdadera «bomba» que mata sistemáticamente a casi todas las bacterias que son sensibles a ella.
Esto implica un efecto secundario que no es poca cosa: el daño (parcial o total si la ingesta es prolongada) de la flora fisiológica, con el consiguiente:

disbiosis intestinal:
Trastornos de tránsito (diarrea, meteorismo, estreñimiento, náuseas)
Reducción severa de las defensas inmunitarias generales del cuerpo
Riesgo de desarrollar una micosis digestiva que es difícil de combatir como la candidiasis

disbiosis vaginal:
Riesgo de micosis vaginal
Riesgo de infección vaginal (Gardnerella)
Inflamación vaginal (vaginitis)
Sequedad vaginal que puede hacer que la relación sea dolorosa (dispareunia)

4) la ingesta prolongada promueve la resistencia a los antibióticos
El antibiótico, como hemos comentado anteriormente, mata a las bacterias que son sensibles a él. Si incluso una sola bacteria ha sufrido una mutación que la hace insensible al antibiótico en cuestión, esto sobrevivirá y se multiplicará para dar lugar a una nueva colonia de bacterias aún más resistentes.
Las ingestas posteriores de antibióticos actuarán como una especie de «selección natural» que favorecerá las cepas bacterianas más fuertes y les permiterá instalarse de forma permanente.

5) es totalmente ineficaz contra las biopelículas
Las biopelículas (o biofilm) son estructuras mucopolisacáridas producidas por las propias bacterias que actúan como una armadura real, impenetrable a los ataques externos. De esta manera, las bacterias sobreviven sin ser molestadas en la vejiga, sin temor a ser alcanzadas y atacadas por agentes «enemigos» como las defensas inmunitarias, los antibióticos (precisamente), pero también por la D-Manosa u otras moléculas.
Además, la biopelícula se comporta como una «reserva bacteriana» real que, al abrirse periódicamente, liberará nuevas bacterias listas para colonizar el entorno (en este caso, la vejiga).

Por lo tanto, el sujeto pensará sufrir de cistitis recurrente cuando en realidad es la misma infección que se repite.

Tres cosas deben tenerse en cuenta:
– las biopelículas están presentes en el 60-80% de las enfermedades infecciosas. Este porcentaje aumenta en patologías como la cistitis
– el período de maduración de la biopelícula (es decir, el período entre dos episodios en que se liberan las bacterias) puede variar desde unas pocas horas hasta varios meses. Aún no se ha establecido si hay factores externos que afectan este ciclo, pero la experiencia clínica revela que los períodos de sensibilidad particular del sujeto (estrés, resfriado, enfermedad, cirugía, defensas inmunitarias reducidas, etc.) pueden influir activamente en la frecuencia de estos eventos
– dentro de la biopelícula pueden coexistir diferentes especies bacterianas (a veces también especies de hongos). Por este motivo, los cultivos de orina pueden dar diferentes resultados, detectando una alternancia de especies o cepas bacterianas, lo que dificulta aún más el diagnóstico del especialista sobre el origen de la infección

La ingesta de antibióticos es, por lo tanto, efectiva solo en bacterias externas al biofilm (o mejor dicho, solo en una parte de ellos). No tiene acción desintegradora contra el biofilm y no eliminará la causa que desencadena la infección urinaria.

6) no es tan efectivo como se cree
Algunas terapias con antibióticos se prescriben con una dosis que no tiene en cuenta la dinámica de acción del medicamento utilizado; después de tomarlos, se eliminan, por vía renal o hepática, con una velocidad diferente según el tipo de molécula. Algunos antibióticos tienen una duración de acción de solo 48 horas, por ejemplo, y después de este tiempo las bacterias comienzan a proliferar libremente.
Por lo tanto, es recomendable asegurarse que la molécula prescrita corresponda con la necesidad real del paciente y que contraste efectivamente el ciclo de vida y reproducción de las bacterias, sin dejar «áreas descubiertas», desde el punto de vista biológico y temporal.
Por ejemplo: un Monuril no es suficiente para cubrir una semana entera y solo después de 3 días, el riesgo de recaída es alto como si no se hubiera tomado ningún medicamento.

7) sus riesgos/efectos secundarios están decididamente infravalorados
La intoxicación por antibióticos es un peligro real y en parte subvaluado. En general, la ingesta oral de cualquier sustancia implica obviamente un proceso de metabolización y luego de eliminación. Nuestro cuerpo tiene dos grandes órganos que aseguran esta eliminación: el hígado y los riñones. Cuando los desechos que deben eliminarse se producen de manera fisiológica y en cantidad normal, los órganos eliminadores no sufren por ello. Por otro lado, si el residuo producido no es fisiológico, como en el caso de la toma de antibióticos, y si es en grandes cantidades, como en el caso de una ingesta prolongada, existe el riesgo de sobrecarga hepática o renal.
Además, la intoxicación por antibióticos a menudo deja consecuencias para el funcionamiento de los órganos.

Todo esto lleva a recomendar extrema precaución en el uso de estas terapias, que tienen un fuerte impacto en nuestro cuerpo, a las que es correcto recurrir después de haber evaluado todas las demás estrategias disponibles y cuya administración debe ser cuidadosamente evaluada por el médico especialista.

Deakos Srl

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.