El mercado de la D-Manosa

Spread the love

He estado navegando en la red para obtener una visión general de lo que se nos ofrece en términos de D-Manosa.

¡Qué sorpresa al descubrir esta opulencia en la oferta! Recuerdo que cuando hablé por primera vez de la D-Manosa me miraron como a un extraterrestre. En resumen, hoy las cosas han cambiado mucho y, en cierto modo, para mejor ya que la D-Manosa es cada vez más fácil de encontrar y hay productos para tod@s.

Salvo que paseando por la red me di cuenta que el «mercado» de D-Manosa se está convirtiendo en un verdadero circo. Tenemos algo para todos los gustos, en todas las formas y con argumentos de venta que a veces me ponen los pelos de punta (como la D-Manosa vegana ¡como si la D-Manosa pudiera provenir de algo más que una planta!).

En particular, flipé cuando vi que algunos productos combinan D-Manosa y arándano o arándano y gayuba o que se propone la D-manosa en tabletas considerada muy exitosa (se explica muy bien por qué no es así aquí).

Pero lo más fue notar el juego de subastas de algunas empresas “yo tengo la dosis más alta de D-Manosa”: «Tengo 1g»; «Yo 1,5 g, señora»; «¡¡Yo 2g!! «. Sí, sí perfecto excepto que, más alla de 1 g por toma en realidad no ayuda.

Dejadme explicaros que la D-manosa es lo que se llama un monosacárido no metabolizable. Es decir, no se convierte en azúcar y pasa por todas las etapas de la digestión sin mutar. De repente llega al colon, listo para pasar directamente (o casi) a la vejiga. Me dirás, eso es genial, eso es exactamente lo que necesitamos. Sí… pero: al llegar al colon, la D-Manosa nos tiene reservada una pequeña sorpresa => su poder higroscópico es decir su habilidad para “llamar” agua con posibles riesgos de: hinchazón, gases, dolores de estómago, diarrea y, por lo tanto, el riesgo de evacuar D-Manosa con las heces y no con la orina y favorecer la migración bacteriana del intestino a la vejiga. Al final, existe el riesgo de ineficacia del producto e incluso, de un retorno de la cistitis.

Entonces, ¿qué hacemos para evitar eso? Y bueno, simplemente tomamos la cantidad justa de D-Manosa, suficiente para que sea efectiva pero no demasiada para evitar sorpresas: 1g por toma (ni más, ni menos).

En conclusión, os aconsejo evitar los productos con dosis exageradas de D-Manosa, D-Manosa asociada con arándano, D-Manosa vegana y otras bromas comerciales que muestran que los fabricantes no saben mucho sobre la cistitis y que además no les importan nuestros problemas. Mejor un buen producto con D-Manosa (donde se conoce la origen, la ausencia de OMG, etc.) en lugar de un producto de marketing riesgoso y mal elaborado.

Deja una respuesta