El misterio de la vulvodinia Parte I

Spread the love

La vulvodinia es un síndrome de dolor vulvar caracterizado por una serie de molestias persistentes sin una causa identificable. Puede afectar a mujeres de cualquier edad, independientemente de si son sexualmente activas.

Según algunas estimaciones, millones de mujeres sufren esta condición en el mundo.

Dado que el trastorno no se comprende bien y con frecuencia se subestima, el diagnóstico puede retrasarse o incluso perderse y el tratamiento propuesto no siempre es efectivo.

Este síndrome puede tener un impacto significativo en la salud de la mujer y en sus relaciones íntimas.

He leído para vosotros las principales publicaciones sobre el tema que intentan reunir en un solo artículo cómo se presenta la enfermedad, cuáles son los signos y síntomas, los efectos físicos y psicológicos, el tratamiento y la importancia de lo que podríamos llamar «la educación del paciente ”.

Orígenes desconocidos

El dolor vulvar se clasifica en dos categorías:

• dolor vulvar persistente cuando la causa es identificable como una infección, un tumor, enfermedades ginecológicas u otros trastornos conocidos
• vulvodinia definida como «dolor vulvar persistente» presente durante al menos 3 meses sin una causa conocida. El dolor puede generalizarse o localizarse en una estructura específica como el vestíbulo vulvar o el clítoris o mezclarse. El síndrome de dolor vulvar localizado es el tipo más común de vulvodinia.

Por definición, la causa exacta de la vulvodinia es desconocida. Probablemente involucra la interacción de varios factores como la genética, los trastornos inflamatorios, las respuestas hormonales, los músculos pélvicos debilitados o hipercontrolados y los mecanismos neurológicos.

Los posibles factores de riesgo para la vulvodinia son:

• respuesta inmune excesiva o anormal
• inflamación crónica del vestíbulo vulvar
• lesión o irritación de los nervios periféricos
• infección genital, particularmente Candida albicans y vaginosis bacteriana
• susceptibilidad genética a la inflamación vestibular crónica
• debilidad o disfunción muscular del suelo pélvico que se puede mostrar con hipertonía y contractura
• uso de anticonceptivos orales
• factores psicológicos

Manifestaciones clinicas

Las pacientes con vulvodinia pueden informar dispareunia (relación dolorosa) y dolor significativo en contacto con el vestíbulo vulvar. Las mujeres a menudo describen el dolor como ardor, sensación de calor, sensación de pinchazos, sensación de cortes o palpitaciones, persistencia de la sensación de humedad después de orinar. El dolor puede ser primario (causado por el contacto) o secundario (que surge espontáneamente).

Uno de los principales signos del síndrome de dolor vulvar localizado es una sensibilidad significativa del vestíbulo vulvar al SWAB TEST (también conocida como prueba de «hisopo de algodón» o prueba de presión puntual). Esta prueba se realiza con un palito con punta de algodón presionando alrededor del vestíbulo siguiendo un patrón circunferencial (o siguiendo la disposición de las horas en el reloj). La prueba de presión ayuda a mapear la ubicación y la severidad del dolor vestibular. Las mujeres con vulvodinia localizada y provocada tienen dolor y reacciones desproporcionadas en comparación con la presión del toque del algodón, particularmente en las áreas entre los puntos correspondientes a las 4 y a las 8.

Diagnóstico

La vulvodinia se diagnostica principalmente evaluando la historia clínica y las manifestaciones de la mujer, excluiendo otros trastornos vaginales.

Los indicadores diagnósticos clave incluyen un historial de dolor vulvar persistente que ha durado por lo menos 3 meses o más sin una causa identificable, SWAB TEST positivo (pero no siempre) a la presión del tampón e incapacidad para tolerar el contacto vaginal (por ejemplo, durante el coito, al estar demasiado tiempo sentada o en bicicleta o con el contacto de la costura de los pantalones vaqueros o pantalones ajustados).

Las pruebas de laboratorio, las biopsias y las imágenes de diagnóstico no son específicas, pero se pueden realizar para excluir otras fuentes potenciales de dolor.

Fuente:

Iglesia C. Clinical manifestations and diagnosis of localized vulvar pain syndrome (formerly vulvodynia, vestibulodynia, vulvar vestibulitis, or focal vulvitis). 2016

Stewart EG. Treatment of vulvodynia. 2016

Sadownik LA. Etiology, diagnosis, and clinical management of vulvodynia. Int J Womens Health. 2014

Deja un comentario