El papel de la osteopatía en la gestión de la endometriosis

Spread the love

En este video, Charlotte Berthier, osteópata (Rousset, Francia) presenta un marco completo sobre lo que es el perineo, cómo se puede comprometer su integridad y funcionalidad debido a la endometriosis y cómo el osteópata puede intervenir para aliviarla.

La importancia del perineo

El perineo está vinculado a las funciones reproductivas y constituye el «fundamento» de la pelvis que cierra hacia abajo. Ha sido descuidado durante mucho tiempo por los libros de anatomía debido a su ubicación, sin embargo, es esencial en la postura y en el mantenimiento del cuerpo. Si está relajado, muy poco tónico, lesionado, hipertónico pueden aparecer muchos inconvenientes. Las mujeres, debido a su anatomía, embarazo y parto, exposición hormonal, tienen más riesgo de experimentar estas molestias. Sin embargo, los hombres no están exentos y también pueden tener ciertos problemas relacionados con las lesiones de estos músculos.

Debido a nuestra naturaleza bípeda, nuestra posición de pie genera muchas más tensiones sobre los órganos que tienen una tendencia natural a descender, tendencia que puede exacerbarse con los años, el aumento de peso, los partos, las disfunciones osteopáticas, la postura…

Es por esta razón que el término «suelo pélvico» todavía se usa ampliamente, obviamente se refiere a la solidez y al soporte que debe tener para aguantar las vísceras y también para garantizar las funciones de continencia urinaria y fecal.

El espacio perineal consiste en un rombo separado en dos partes por el músculo transverso superficial, que va de un isquion a otro:

– delante, el perineo anterior o superficial, que no es muy móvil. Tiene un papel en el aspecto externo del perineo y en la sexualidad porque está muy inervado

– el músculo pubo-rectal, pertenece al perineo anterior y posterior, va desde el pubis hasta el cóccix, pasando por los dos lados de la hendidura vulvar. Es el músculo de la retención que permite la continencia. Cuando los esfínteres no logran gestionarlo todo esto permite ganar un poco de tiempo antes de tener que ir al baño

– el músculo transversal constituye la diagonal horizontal y conecta los dos isquiones; separa el compartimento urinario del ano y del cóccix. Este pequeño músculo móvil tiene un papel en la estabilización de la pelvis y en la percepción de las necesidades defecatorias

– el perineo profundo recubre las paredes laterales de las cavidades (vagina y recto). Está formado por tres músculos que convergen hacia el cóccix. Los ilio-cóccix se alinean en la pared interna de la vagina y forman un diafragma que sostendrá el cuello uterino. Estos músculos ayudan a sostener la vejiga, el útero y los intestinos.

La importancia de la buena movilidad de la pelvis

La pelvis constituye el marco óseo que rodea el perineo. Su movilidad es un elemento importante para que se respete la función del perineo.

– el cóccix es la pequeña pieza terminal de la columna vertebral y es el ancla de varios músculos del perineo. Se articula con el sacro y su movilidad va de adelante hacia atrás. Cuando el perineo se contrae, el coxis se inclina hacia adelante, como cuando se aguantan las necesidades. Puede inclinarse hacia atrás como durante la defecación y el parto. Su amplitud entre estos dos movimientos es muy importante, ¡más de 46 grados! El bipedismo requiere que el cóccix se mantenga hacia adelante para un tono permanente del músculo de la retención.

– el sacro, hueso triangular, está articulado al cóccix pero también a los dos ilíacos por hoyuelos. Esta articulación es a menudo el sitio de dolor en la parte baja de la espalda, que puede evocar la ciática que frecuentemente es el resultado de un problema de movilidad

Si esta movilidad se ve obstaculizada, se hace difícil que el suelo pélvico cumpla su función.

¡Así los músculos y la estructura ósea actúan en sinergia!

A menudo escuchamos hablar sobre el perineo después de un primer parto, que es ya un poco tarde, ya que también puede ser dañado por prácticas deportivas donde se presiona todo (como en el tipo de abdominales crunch).

Como podeis ver, el suelo pélvico es un saco muscular que tiene un papel central: soporte de órganos, continencia, placer sexual, etc. pero también es muy importante para la postura.

El suelo pélvico funciona en sinergia con la respiración, al igual que con el diafragma. Además, los osteópatas también lo llamamos «diafragma pélvico».

En la inspiración, la caja torácica se llena, las vísceras empujan hacia abajo, el perineo se relaja y «desciende» también bajo el impulso del diafragma torácico.

Al expirar, el aire es expulsado de la caja torácica, el ombligo se mete para adentro por la impulsión de los abdominales profundos y el perineo sube, levantandose.

Tomar conciencia de nuestro perineo es el primer paso para movilizarlo y preservar sus funciones vitales: continencia, soporte de órganos, sexualidad incluso fuera del embarazo para preservar la pelvis y la espalda.

En la práctica, existen ejercicios simples de respiración abdominal en los que involucraremos al perineo en posturas adecuadas y que constituirán una prevención adaptada para las mujeres. Al exhalar, el perineo se estrecha por la contracción mientras que los abdominales sostienen y elevan las vísceras, actuando en sinergia con el suelo pélvico.

Pequeños consejos simples para preservar nuestro perineo

– ¡dejar de empujar hacia abajo cuando se levantan cargas, mantener la espalda recta, doblar las piernas y levantar mientras se exhala, siendo consciente del «ascenso»!

– prevenir y tratar el estreñimiento que representa más estrés en los órganos y en el perineo

– adoptar la posición fisiológica “con los pies en un taburete pequeño» en el inodoro, que es la posición que coloca el recto en un eje vertical, lo que reduce considerablemente los esfuerzos de empuje perjudiciales

– durante todos los esfuerzos de empuje (tos, risa, estornudos), tomar el hábito de exhalar mientras se mete para adentro el vientre para elevar el perineo y asegurar una base sólida

Entonces, al liberar las tensiones mecánicas y posturales en la pelvis, la región lumbar y el área abdominopélvica, el osteópata ayudará a reducir el estrés percibido por los tejidos en esta área.

La ventaja cuando los tejidos son más flexibles es que, en particular, pueden aceptar más tensiones durante la inflamación debido a la menstruación, por ejemplo.

Si las estructuras involucradas ya están bajo tensión antes de que la inflamación sea máxima, esta será aún más importante y los dolores serán más incapacitantes.

A nivel de la pelvis y del abdomen de la mujer, hay toda una red de fascias y pliegues membranosos que permiten la protección, separación y nutrición de los órganos. Todos los pliegues y capas de estas fascias forman una continuidad tisular entre los diferentes órganos y estructuras de la pelvis.

Como hemos dicho, en la endometriosis, los grupos de células endometriales que se desarrollan en varios lugares causan inflamación y adherencias. Por lo tanto, el osteópata tratará cualquier punto de fijación que cause restricciones de movilidad en la fascia para restaurar la movilidad y la circulación abdomino-pélvica.

Por lo tanto, el osteópata también realizará pruebas y correcciones de tejido a este nivel para restaurar la flexibilidad y la elasticidad de las envolturas de los órganos y sus fijaciones. Por ejemplo, en el caso del útero, será necesario relajar los ligamentos anchos y los ligamentos uterosacros para recuperar una buena movilidad del útero en relación con la pelvis, así como liberar el tejido de la cintura pélvica. Además, el trabajo visceral abdominal permitirá que los elementos del sistema digestivo recuperen la facilidad de movimiento entre sí, así como con respecto al soporte osteoarticular y miofascial.

Además del impacto mecánico directo sobre el estado de tensión de los órganos de la esfera abdominopélvica, el osteópata ayuda a liberar el paso circulatorio y nervioso: los vasos (arterias, venas, vasos linfáticos) y los nervios pasan a través de las numerosas estructuras para alcanzar sus objetivos, se unen a los huesos, pasando por los puntos de concavidad de algunos ligamentos, músculos, se encuentrar muy en el interior de los pliegues membranosos formados por las fascias, el peritoneo uterino.

Por lo tanto, el trabajo osteopático de la zona lumbar, de la pelvis, la relajación de los órganos abdominopélvicos y las fascias permite reducir las tensiones mecánicas que pueden aumentar la inflamación ya presente debido a la endometriosis.

También optimizará y mejorará la circulación y los intercambios de líquidos (sangre arterial y venosa, linfa) para oxigenar los tejidos y reducir el estancamiento, pero también normalizará la información nerviosa y evitará cualquier irritación adicional del sistema.

De esta manera, podremos observar una evolución positiva de los siguientes síntomas: trastornos digestivos, dolor lumbar y dolor pélvico, presión y dolor, dismenorrea, dispareunia.

Para concluir

La acción del osteópata es una acción reguladora, tiene como objetivo normalizar y permitir que los diferentes sistemas del cuerpo humano se equilibren y se basa en el poder de la autorregulación junto con otros abordajes y enfoques naturales.

Habréis entendido que el dolor pélvico presente en las mujeres con esta enfermedad se debe principalmente a la inflamación en los órganos de la pelvis  y en el área colonizada por células endometriales.

Esperando haber respondido a muchas de vuestras preguntas y haber podido arrojar algo de luz sobre el vínculo entre la osteopatía, la contractura pélvica y la endometriosis.

Aquí encontrareis el video original en francés:

Deja una respuesta