El testimonio de Christine: mi largo viaje para sanarme

Spread the love

Como muchas mujeres, sufrí durante muchos años infecciones recurrentes del tracto urinario. Tratadas con antibióticos a pesar de todos mis esfuerzos por evitarlos, acabé desarrollando una resistencia que se ha ido confirmando a lo largo de los años.

Al darme cuenta de que los médicos estaban indefensos ante esta patología, aproveché de mi  jubilación para mirar aún más lejos de lo que había hecho hasta entonces.

Ya había seguido el consejo del doctor Seig*** en su libro «La comida o la tercera medicina» y había dejado los productos lácteos. Es cierto que el intestino inflamado con una pared porosa puede permitir el paso de bacterias entéricas que luego pueden migrar particularmente a la vejiga. Entonces entendí por qué se había encontrado en mi vejiga una bacteria que generalmente se encuentra en el colon. Dejo de lado el tema del gluten que sin embargo merece ser mencionado en el tema de la hiperpermeabilidad intestinal.

Ahora estoy conciente de esta noción de «puerta de entrada«, es decir, el acceso que utilizan estas bacterias para encontrarse en mi vejiga (que en principio se supone que su contenido es estéril), he estudiado ben lo que me pasaba.

Según Hipócrates hay que «buscar la causa de las causas» y según Cervantes «el comienzo de la salud es la comprensión de la enfermedad». Porque después de todo, además del factor psicológico, ¿debe haber habido razones mecánicas o químicas para estos trastornos? Me habían dicho tantas veces que las razones eran «multifactoriales«, implícitas, complicadas, desconocidas, incluso misteriosas… En mi opinión, esta imprecisión, tenía que ser superada.

Entonces, sin dejar de ser consciente de mi salud intestinal, revisé las entradas existentes que eran propensas a posibles fallas.

Quedaron las glándulas skène, también conocidas como glándulas parauretrales, que, susceptibles a infecciones, podrían causar infecciones del tracto urinario; así como el propio meato urinario donde la presencia de partes posiblemente estenosadas podría provocar dificultades en la evacuación de la orina.

La investigación de los foros me condujo a un urólogo que parecía suficientemente consciente de los problemas de las infecciones del tracto urinario. Después de confirmar la buena salud de «mis puertas de entrada», me diagnosticó un residuo vesical. Por lo tanto, me recetó una cistografía retrógrada para visualizar mi vejiga y uretra. Este examen habría tenido quel levarle a “ajustar” un poco la banda TVT que decoraba mi vejiga desde hace un tiempo. Se trata de un dispositivo que elimina la incontinencia urinaria de esfuerzo en las mujeres, a menudo consecuencia del parto. Me gustaría señalar que mis infecciones del tracto urinario empezaron mucho antes de su establecimiento.

Entonces, en mi opinión, dado que ya no podían entrar bacterias, ni siquiera a través de mi pared intestinal, eso significaba que estaban dentro de mi vejiga y que «resucitaban» de alguna manera después de un tratamiento con antibióticos? Entonces recordé lo que un urólogo, jefe del servicio de urología, me había confirmado hace mucho tiempo: “Después del tratamiento con antibióticos, las recurrencias son frecuentes. Deben tratarse durante 2 meses con una dosis única de antibiótico por semana».

Durante nuestra charla, el profesional me invitó a no leer más, en el sentido de que deploró e incluso condenó mi propensión a documentarme y a investigar más. También negó formalmente la existencia de los biofilms que producen las bacterias con gran inteligencia para protegerse de las depredaciones externas incluidos los ataques antibióticos. Empecé a llorar en su oficina, temiendo tener que someterme a esta investigación invasiva para la cual tenía que tomar como prevención… un antibiótico.

De regreso a casa, mi pareja, ingeniero químico, especialista y experto en redes de saneamiento, sin embargo me confirmó que las bacterias cubrían las paredes de las tuberías de drenaje con sus biofilmss… Para mí era obvio que necesitaba continuar con mi investigación.

Fue entonces cuando descubrí las virtudes de la acetilcisteína, que tiene la propiedad de fluidificar y disolver la mucosidad. Este aminoácido es uno de los activos naturales contenidos en los productos de la empresa DEAKOS ubicada en Italia con la que me puse en contacto. Las Escherichia Coli (E. coli), bacterias involucradas en una gran mayoría de infecciones del tracto urinario, soltadas con la destrucción de sus biopelículas, se liberan en la vejiga. Con la ayuda de sus lectinas, luego se adhieren a las moléculas de D-Manosa, hacia las cuales son atraídas y desaparecen con la emisión de orina. La D-Manosa es un azúcar natural, proveniente especialmente de la corteza del abedul, que se ha sido asociado con la acetilcisteína. Su presencia natural en la pared de nuestra vejiga explica por qué E. Coli se adhiere tan felizmente a ella.

Preciso que en ausencia de destrucción de los biofilms, las E. Coli anidadas en ellas, se liberan de vez en cuando, cuando el ambiente de la vejiga les resulta favorable. Así es como causan las infecciones urinarias recurrentes que ninguna otra cosa logra explicar.

Mantuve algunas conversaciones telefónicas de media hora cada una con una joven francesa de esta empresa. Me guió sobre el modo de empleo de algunos de los productos y gracias a su profundo conocimiento, sobre los mecanismos que conducen a las infecciones del tracto urinario. Quiero señalar que esto fue posible gracias a un budget que tuve la suerte de poder cubrir. No me arrepiento del gasto, por supuesto.

Me informó también sobre una última «puerta de entrada» que yo no sospechaba que existiera: mi vagina. Así que acudí a un ginecólogo gracias a su consejo y me recetó estrógenos y también progesterona en forma de óvulos. También realicé algunas investigaciones adicionales para asegurarme de que no tenía ninguna patología o infección subyacente. Sigo usando los óvulos  sin exceso pero de forma regular.

Aparte de estos óvulos, ya no tomo nada. Para estar segura, he guardado algunos de sus productos en casa porque recuerdo bien el horror que me ha causado cada recurrencia de infección y todavía prefiero tener una reserva de seguridad.

Cuanto más tiempo pasa estas infecciones del tracto urinario se convierten en un viejo cuento..

Finalmente, me gustaría señalar que no tengo ningún interés particular hacia la empresa DEAKOS.

Deja un comentario