El testimonio de Justine: la protagonista de mi salud

Spread the love

En primer lugar, pido disculpa de antemano ya que mi testimonio es un poco largo, pero tengo mucho que contar. Soy Justine, tengo 30 años, líder de una vida bohemia durante varios años. Desde hace poco tengo pareja estable.

Entré en el círculo infernal de la cistitis hace poco más de dos años. Antes de eso tuve una pequeña cistitis que pasaba sola bebiendo mucho (una o dos veces al año). Nada malo.

El 2016 fue un año muy difícil a nivel personal pero también profesional. Tuve muchos altibajos. En 2017, tenía un nuevo amante, el trabajo que deseé durante 5 años y vivía en una ciudad de ensueño, cerca del mar. El único inconveniente era que mi esposo vivía a 500 km de casa.

¡El 2017 pasó rápido y fue estupendo!

Pero en noviembre de 2017 (durante un fin de semana de pareja) comenzó el dolor mientras orinaba. La primera vez que me pasó solo. Sospeché fuertemente una infección, busqué en internet y todo pareció encajar: olor fuerte, dolores, deseo de ir al baño cada 5 minutos.

“Está bien” me dije a mi misma “es un domingo por la tarde, iré al médico el lunes por la mañana”. Pero el domingo por la noche, tuve fiebre y dolor en el riñón derecho. Mi pareja me llevó a urgencias, el dolor era intolerable y no sabía ni cómo posicionarme para no sufrir. Habría anécdotas para contar sobre esa noche en el hospital entre la enfermera que olvidó su jeringa en mi cama y mi esposo que iba a sentarse encima de ella, el plan de coqueteo de la enfermera… por fin, llegó el veredicto: pielonefritis en el riñón derecho, antibiótico durante 15 días, baja por enfermedad,

«Qué le vaya bien, señora, adiós». Pero qué es una pielonefritis? ¡Qué puedo hacer para no volver a pasar otra vez por este horror! ¡Yo estudié historia del arte, no medicina!

Explicaciones muy breves del médico y el famoso consejo que luego volveré a escuchar 100 veces: orinar después de las relaciones, limpiarse correctamente, usar ropa interior de algodón, beber mucha agua… Todo lo que ya hago en suma.

Así que me fui con poca información sobre el tema. Los antibióticos funcionaron de inmediato, pero me enfermaron, perdí mucho peso muy rápidamente y volví a trabajar en un estado de gran fatiga.

En Febrero de 2017, la noche de San Valentín tuve otra emergencia. Una nueva pielonefritis y otra vez antibióticos, malestar, etc. Sin embargo, a partir de este día, tardé 3 meses en deshacerme de la cistitis. Fue muy duro moralmente y físicamente así que decidí solucionar mi falta de información. Mi médico me hizo todas las pruebas para eliminar un problema de cálculos, malformaciones o endometriosis y me dirigió a un urólogo!

Esta sigue siendo una experiencia terriblemente amarga para mi. Ignorante sobre el tema y sobre cómo ayudarme, prefirió decirme que mi esposo era el problema (a pesar de que sus pruebas no revelaron nada) o que se debía a unos hongos.

Empezé entonces con la medicina alternativa. Hablé con un médico homeópata que se tomó el tiempo de explicarme muchas cosas y empecé a leer la prensa anglosajona (hay más información en inglés):

“Los antibióticos llevan a una recurrencia y, además, nos vuelven resistentes”.

“El arándano lamentablemente tiene sus límites”.

“¡Hay una vacuna para la cistitis”.

En resumen, muchos de estos temas están tratados ya en este blog.

La homeopatía me ayudó durante un tiempo. Viví 6 meses sin ninguna cistitis. Mientras tanto, decidí dejar mi trabajo y acercarme a mi esposo.

En octubre de 2018, comenzó nuevamente el círculo infernal: una cistitis al mes, pero menos complicada de manejar.

Mientras tanto, descubrí que el Profesor B******* ejerciá en Tours y que era especialista en infecciones recurrentes. Esperé 3 meses para una cita pero valió la pena. Tomé la iniciativa escribiendo mi calendario miccional durante tres días y anotando mis cistitis de los últimos dos años, los antibióticos tomados, el factor desencadenante (cistitis poscoital pero a menudo también hubo un factor ambiental, emocional). Se tomó el tiempo para leer todas mis análisis, los informes médicos, etc. Él dijo muy claramente que en el 95% de los casos no hay razones científicas tangibles para estas recurrencias (en ausencia de cálculos, malformaciones, etc.), que es un error de la medicina occidental ser tan ignorante acerca de este asunto, pero que tenía algunas pistas.

La primera pista es el desequilibrio de la microbiota. Es un problema de hiperpermeabilidad intestinal como resultado de muchos factores como la ingesta de antibióticos, dieta, alergias, intolerancias, fatiga, estrés, etc.  Me recomendó un micro-nutricionista.

¡Otro factor es el estrés! Entonces pensé que yo estaba bien, no estaba estresada constantemente y además otras personas están estresadas y no tienen nada de eso. Me explicó que cuando se habla de estrés es una palabra global para hablar de emociones reprimidas, factores ambientales, etc. Así que me dirigí a un terapeuta ayurvédico (me encanta el yoga).

Y, finalmente, me contó acerca de la D-Manosa.

Con el micro-nutricionista realicé un análisis de sangre especial al extranjero. Se encontró una permeabilidad intestinal y muchas intolerancias alimentarias como el trigo por ejemplo: cada vez que comía un plato de pasta me envenenaba. De ahí es de donde venían esas incesantes inflamaciones estomacales. El análisis de sangre también reveló deficiencias de vitaminas. Así que tengo mucho trabajo que hacer en este nivel: puede llevar varios años reconstruir la flora intestinal y vaginal.

Luego, con mi terapeuta, descubrí otros factores que favorecen la aparición de mis infecciones: la contaminación de las olas (wi-fi siempre encendido en casa), mi cronobiología alterada, algunas emociones reprimidas o mi contradicción entre la que soy y la que quiero ser y finalmente la dieta.

Así que empiezo a trabajar en el tema y limpio mi cuerpo de toda esta suciedad.

En prevención, uso un complemento alimenticio con D-Manosa prescrito por el Profesor B*******. Hubo solo una recaída en 4 meses: es un buen comienzo.

Todo este largo viaje para mostraros la importancia de convertirse en el protagonista de nuestra salud. No sabía cómo leer un análisis de sangre o un ecbu. No sabía cómo funciona el sistema urinario y renal. Ahora creo que puedo mantener conversaciones sobre estos temas.

Otro punto importante. Siempre hay una buena razón para la recurrencia de una cistitis. Es necesario encontrar el por qué de los factores predisponentes y precipitantes, incluso si esto lleva tiempo (y también dinero).

Sigo convencida de que para muchas de nosotras, todo proviene del sistema digestivo: nuestro segundo cerebro tan frágil y abusado. Puede ser la causa de muchas enfermedades (los antecedentes familiares son importantes).

Mi testimonio no es el evangelio, es solo la exposición de mi camino que sigue siendo un viaje personal. Deseo para todas vosotras una cura para que un día la cistitis sea sólo un mal recuerdo.

Deja una respuesta