Cistitis y microbiota intestinal: el testimonio de Myriam

Spread the love

Quería escribir una breve entrada sobre las molestias causadas por las bacterias intestinales que creo que provocan involuntariamente cistitis repetitivas e incesantes.

Conocer la microbiota intestinal

Es importante conocer el funcionamiento de nuestro cuerpo y, especialmente, saber y comprender por qué estos pequeños bichos deciden migrar un día al intestino.

Ante todo, hay que saber que hay una cantidad increíble de bacterias en nuestro intestino.

La microbiota intestinal participa plenamente en el funcionamiento del sistema inmunológico. De hecho, su presencia y equilibrio son esenciales para que la pared intestinal desempeñe su «papel de barrera» correctamente, ya que está sujeta desde el nacimiento a una corriente de antígenos y toxinas de origen alimentario o microbiano. Por lo tanto, bacterias como Escherichia coli luchan directamente contra la colonización del tracto digestivo por los patógenos. Esta pequeña y agradable bacteria, entonces es la amiga de nuestro cuerpo ¡pero solo en nuestro intestino!

Cistitis + antibióticos = desequilibrio de la microbiota

Dado que la toma de antibióticos (este término significa «que puede destruir o prevenir el crecimiento de microorganismos») en caso de cistitis suele ser prolongada y regular, provoca un desequilibrio total de esta flora intestinal. De hecho, los antibióticos destruyen las «bacterias buenas» porque en realidad no distinguen entre lo bueno y lo malo.

Cuando los intestinos ya no tienen bacterias buenas para asegurar el equilibrio, se inflaman y pueden volverse porosos. Es justo en este momento que E. coli (y otras) decide emprender un viaje para migrar hacia la vejiga, vagina o uretra, órganos en los que es claramente patógena. A partir de ahí, los anticuerpos, que no conocen a estas bacterias, comienzan a darles guerra, produciendo una fuerte inflamación que causa todos los síntomas que conocemos muy bien.

Qué podemos hacer?

“No luchamos contra un enemigo como E. coli cuando tomamos antibióticos. Solo acentuamos una condición y precipitamos aún más profundamente en nuestra cistitis.” Myriam

Debemos asegurarnos que E.coli o cualquier otra bacteria intestinal comensal permanezca en su sitio, sin migrar hacia nuestra vejiga.

Para lograr esto, una ingesta de probióticos para repoblar todo este mundo (al menos 2 meses o más si la disbiosis es importante). Deakos produce Deaflor,un producto muy completo y efectivo. De todas maneras, no es el único en el mercado, también podéis pedir consejo a vuestro farmacéutico para que os aconseje.

Y para alimentar a estas bacterias: prebióticos. ¡No hay necesidad de gastar más dinero en la farmacia porque tenemos buenas alternativas que la naturaleza nos brinda (podéis encontrar muchas listas de alimentos en internet)!

PS: Deaflor también contiene prebióticos

También puede ser necesario «arreglar» los intestinos, por ejemplo con L-glutamina para combatir la permeabilidad y restaurar la función de filtro/barrera de la mucosa.

Y para evitar las pocas pequeñas y persistentes E. coli que tendrían la audacia de migrar durante las relaciones u otras situaciones, es necesario estar armados con D-Manosa. Aquí hay un pequeño enlace que explica su acción.

Junto con NAC (N-acetilcisteina) es muy eficaz contra el biofilm.

Que se trate de algo ocasional o puntual, dependiendo de la recurrencia de tu cistitis, todos estos productos te permitirán tener más calidad de vida en general, pero también una vida íntima y sexual más plena. Se necesita cierto rigor, es un hecho! Hay que respetar la hora de la comida y no beber/comer ni orinar durante la hora después de haberlos tomados, beber lo suficiente para ayudar a evacuar bien, tener una higiene adecuada pero no excesiva, etc.

Solo conociendo el funcionamiento de nuestro cuerpo lograremos verlo más claramente. Es una pena que nuestros médicos no se tomen el tiempo de explicárnoslo pero bueno…

¡Tienes todas las cartas en la mano y todo el apoyo que para ganar!

Deja una respuesta