El Ureaplasma y el Mycoplasma: ¿responsables del SVD y de otras enfermedades uroginecológicas?

Spread the love

Hemos leído un artículo titulado “A Systematic Review of Mycoplasma and Ureaplasma in Urogynaecology (Revisión sistemática de mycoplasma y uroplasma en uroginecología)» escrito por los médicos Nina Combaz-Söhnchen y Annette Kuhn del hospital materno infantil de Berna, Suiza y publicado en la revista Obstetrics and Gynecology «Geburtshilfe und Frauenheilkunde» en 2017, Suiza.

Los Mycoplasmas

Los Mycoplasmataceae (familia que incluye todas las especies pertenecientes a los géneros Mycoplasma y Ureaplasma) que pertenecen a la clase de Mollicutes se denominan comúnmente «mycoplasmas».

Estas son bacterias cuya morfología y forma de vida son muy diferentes de los gérmenes uropatógenos comunes. De hecho son:

– mucho más pequeñas

– de genoma extremadamente pequeño

– carentes de membrana celular

– sin pilis

– con una capacidad limitada de biosíntesis (por ejemplo, metabolismo, reproducción, etc.)

– con sensibilidad significativa a los factores ambientales

– resistentes a los antibióticos

Por lo tanto, estos microorganismos tienen altos requisitos en términos de condiciones de vida.

Por esta razón, los Mycoplasmas colonizan a los humanos como lo hacen los parásitos de manera intracelular y extracelular ya que necesitan encontrar un organismo que los albergue para sobrevivir.

Patogenicidad de los Mycoplasmas

Entre las 200 especies de Mycoplasma que atacan el cuerpo humano, solo 6 parecen ser patógenas en humanos inmunocompetentes: Mycoplasma pneumoniae, Mycoplasma hominis, Mycoplasma genitalium, Micoplasma fermentans, Ureaplasma parvum y Ureaplasma urealyticum.

Sin embargo, debe tenerse en cuenta que 3 especies de Mycoplasmas están significativamente presentes en el tracto genital (Mycoplasma hominis, Mycoplasma genitalium y Ureaplasma urealyticum) donde pueden presentarse como agentes comensales de la flora de Doderlein o también potencialmente patógenos (oportunistas en caso de disbiosis, por ejemplo). La investigación indica que el número de parejas sexuales en los meses previos a las pruebas tiene un impacto en la prevalencia de colonización bacteriana en el tracto urogenital por estas cepas.

Los Mycoplasmas pueden causar muchas «molestias», especialmente genitales, que a menudo son crónicas y afectan principalmente a los hombres.

Debido a la proximidad anatómica de la uretra femenina y la vagina, se puede suponer que la colonización bacteriana vaginal también podría llegar al tracto urinario. Ya existe mucha información sobre las enfermedades de transmisión sexual (ETS), por lo tanto, patologías genitales, asociadas con Mycoplasmas. Todavía, la influencia y el potencial patogénico de los Mycoplasmas en el contexto de las infecciones del tracto urinario y otros trastornos urológicos, como la vejiga hiperactiva y el Síndrome de la vejiga dolorosa/cistitis intersticial, aún no están claros.

Sin embargo, su presencia se ha identificado en particular en casos de uretritis, cistitis e infecciones del tracto urinario superior (riñones, uréteres). Su papel en situaciones de vejiga hiperactiva y Síndrome de la vejiga dolorosa/cistitis intersticial siguen siendo objeto de debate.

También se ha demostrado que Mycoplasma hominis y Ureaplasma urealyticum podrían ser igualmente responsables de la pielonefritis (una complicación de la infección del tracto urinario bajo, incluso asintomática).

¿Puede el Mycoplasma causar vejiga hiperactiva (OAB) o Síndrome de la vejiga dolorosa/cistitis intersticial (SVD/CI)?

Muchos estudios recientes han encontrado una alta prevalencia de la presencia de ciertas especies de Ureaplasma y Mycoplasma en la orina de mujeres con vejiga hiperactiva o SVD/CI. Los autores también demostraron que los síntomas mejoran en pacientes con SVD/CI después de una terapia antibiótica dirigida.

Los Mycoplasmas: ¿cuándo buscarlos?

Los autores enfatizan en este trabajo que en caso de:

– existencia de trastornos urinarios crónicos «inexplicables» y/o síntomas persistentes similares a los de una infección del tracto urinario inferior o pielonefritis y/o síntomas uretrales crónicos

– presencia de cultivos urinarios estándar negativos o polimicrobianos de forma recurrente

– falta de respuesta a los antibióticos habituales

sería necesario realizar una búsqueda de Mycoplasmas antes de realizar procedimientos diagnósticos costosos y/o invasivos (como cistoscopia, resonancia magnética, evaluación urodinámica, etc.).

¿Cuáles son los mejores métodos para detectar los Mycoplasma?

La mayoría de los microorganismos uropatógenos pueden detectarse en pruebas de cultivo estándar (ECBU), mientras que las especies de Mycoplasma deben analizarse específicamente mediante pruebas específicas. También se pueden encontrar tanto en pacientes asintomáticos cuanto sintomáticos.

Debido a sus patrones de contaminación (intracelular), el número de bacterias en la orina no está necesariamente relacionado con la cantidad de bacterias realmente presentes en la pared de la vejiga. De hecho, se puede encontrar un número significativo de estos organismos intracelulares en la pared de la vejiga en ausencia de bacteriuria. Es por eso que el examen de elección para la detección de Mycoplasmas es el muestreo uretral.

Mycoplasma genitalium no se detecta con un cultivo estándar debido al crecimiento extremadamente lento. La reacción en cadena de la polimerasa en tiempo real (PCR = «reacción en cadena de la polimerasa») es el método de diagnóstico utilizado porque es el más rápido para obtener un resultado confiable.

Por el contrario, Ureaplasma uréalyticum y Mycoplasma hominis pueden identificarse mediante cultivo o PCR.

En caso de resultado positivo, la decisión más difícil está en manos del médico que debe interpretar el resultado (también teniendo en cuenta los síntomas) para concluir si la bacteria identificada es patógena o no y, por lo tanto, implementar el tratamiento de acuerdo con el antibiograma.

Tratamiento de Mycoplasmas y Ureaplasmas

El estudio citado anteriormente especifica varios aspectos relacionados con el tratamiento:

– antibióticos a elegir, dosis y posología

– esa terapia solo debe comenzar cuando los resultados de los exámenes (en particular, el antibiograma) estén disponibles para prevenir y evitar la resistencia a los antibióticos

– el tratamiento también debe extenderse a la pareja

– el uso de condones es imprescindible hasta que el problema se resuelva por completo

Conclusiones del estudio

Los autores del estudio concluyen que, dada la situación actual (2018), los Mycoplasmas deben buscarse específicamente mediante una muestra uretral y luego un análisis de PCR en pacientes con infecciones recurrentes o cuando los cultivos microbiológicos estándar son negativos.

En mujeres con sintomatología, el tratamiento debe siempre acordarse según el resultado del antibiograma ya que la naturaleza intracelular de los Mycoplasmas hace que el antibiótico convencional sea ineficaz. Se puede suponer que en las mujeres propensas a cistitis crónica o que sufren de una sintomatología aparentemente urogenital bacteriana, estos patógenos, difíciles de revelar, a menudo tienen un papel subestimado.

5 comentarios sobre “El Ureaplasma y el Mycoplasma: ¿responsables del SVD y de otras enfermedades uroginecológicas?

  1. Saludos

    Mi pareja y yo llevamos casi ya un año juntos. Desde cuando nos conocimos y empezamos a tener sexo ella comenzó a tener molestias en la vagina y orinaba a veces con sangrado. Cuando se hizo las pruebas de ETS dio positivo en UREAPLASMA PARVUM, y yo negativo en todo.
    Ella inició la cura con antibióticos y se curó al cabo de dos semanas.
    Tras recomenzar la actividad sexual ella ha estado dando siempre positivo (como dos veces más) en esta bacteria y ha vuelto a reiniciar los tratamientos antibióticos para eliminarla, y al igual que ella se ha estado haciendo pruebas yo también, pero la diferencia es que siempre resulto negativo en cualquier tipo de bacteria. Hasta que decidimos por fin definitavemente no tener sexo sin protección y usar en su lugar el Condon.
    Ahora tras varios meses sabiendo cual era la bacteria que causaba problemas ella se sometió de nuevo a un test (teniendo relaciones sexual es con sólo Condon) y dio positivo en vez del PARVUM, UREAPLASMA UREALYTICUM.

    No sabemos en verdad porque ha sucedido esto, nosotros no tenemos relaciones sexuales abiertas somos totalmente monógamos.

    Es una situación desesperante y totalmente frustrante y queremos liberarnos de esta situación que daña tanto nuestra relación. Yo quiero que ella mantenga el deseo de tener un hijo tanto como yo. Pero teniendo este problema o bien puede tener un aborto espontáneo o bien pueden dañarse más partes de sus órganos sexual es.
    Y sinceramente yo no sé ya si soy yo el que la provoca estas infecciones o que, pero me duele muchisimo verla así y les digo de verdad que es un momento de largo sufrimiento.

    Ya les digo, primero UREAPLASMA parvum y ahora Urealyticum, pero porque???

    Por favor ayudennos!

    1. Muchas gracias por el mensaje y por la confianza. Primero haremos una pequeña premisa. Estas cepas son comensales de la flora vaginal es decir aprovechar de una disbiosis presente (de una alteración de la flora de Döderlein). En este caso, por lo tanto, es útil determinar el equilibrio vulvovaginal correcto para confirmar o excluir la posible existencia de vaginosis. ¿Sería entonces posible conocer el resultado general de las pruebas vaginales (pH, lactobacilos, etc.) antes de proceder a una respuesta más personalizada sin entrar obviamente en la competencia médica? Quedamos a la espera, gracias de antemano!

  2. Aquí es importante enfatizar el tema del artículo que es: la presencia de micoplasma en la uretra (detectado mediante exudado uretral). Si ya habeis encontrado una cepa que pertenece a estas especies en vuestra flora vaginal (muestra vaginal), el siguiente paso es proceder al exudado uretral para detectar su presencia también en el tracto urinario y actuar en consecuencia.
    El exudado uretral se puede hacer directamente en el laboratorio (pero a muchas personas les resulta difícil encontrar un laboratorio donde el personal sepa cómo hacer este tipo de prueba en una mujer; por lo tanto, es aconsejable informarse bien antes de ir a realizarlo).
    La receta para la investigación de micoplasma en la uretra debería mencionar esta investigación/busqueda especifica para asegurarse la confiabilidad del resultado.

    Luego, el acceso a una terapia adecuada y efectiva tiene todavía algunas dificultades. Se necesitaría:

    – encontrar un profesional que conozca estas cepas y admita su posible patogenicidad (algunos médicos y especialistas rechazan esta tesis)
    – asociar la terapia convencional con un enfoque alternativo que tenga como objetivo:

    -> disgregar el biofilm patógeno que envuelve cepas bacterianas persistentes
    -> apoyar y fortalecer las defensas inmunes
    -> estimular también la respuesta inmune local específica
    -> tener una dieta adaptada

    Actualmente, las soluciones naturales a nuestra disposición son pocas, pero es necesario implementarlas para maximizar sus posibilidades de obtener un resultado beneficioso

  3. Thanks for finally talking about >¿El ureaplasma
    y el mycoplasma son responsables del síndrome de la vejiga dolorosa y de otras enfermedades uroginecológicas?

    * LaCistitis.es <Liked it!

Deja una respuesta