¿El ureaplasma y el mycoplasma son responsables del síndrome de la vejiga dolorosa y de otras enfermedades uroginecológicas?

Spread the love

He leído para ustedes un artículo titulado “A Systematic Review of Mycoplasma and Ureaplasma in Urogynaecology (Revisión sistemática de mycoplasma y uroplasma en uroginecología)» escrito por los médicos Nina Combaz-Söhnchen y Annette Kuhn del hospital materno infantil de Berna, Suiza.

La pregunta inicial que me llevó a leer este artículo fue: ¿por qué no se buscan a mycoplasma y ureaplasma con pruebas normales (sangre, orina, muestra) antes de pasar a pruebas de diagnóstico específicas, costosas e invasivas?

Veamos lo que dicen estos dos médicos paso a paso.

Las especies de mycoplasmas relevantes en el tracto urogenital incluyen mycoplasma homínido, mycoplasma genital y reaplasma urealyticum, que pueden presentarse como comensales o potenciales patógenos.

Su presencia, en el contexto de patologías uroginecológicas, ha sido demostrada en uretritis, cistitis e infecciones del tracto renal superior. Su papel en la vejiga hiperactiva y en la cistitis intersticial/síndrome de la vejiga dolorosa sigue siendo un tema de debate.

Los mycoplasmas y los ureaplasmas son las bacterias intracelulares y extracelulares más pequeñas sin pared celular que pertenecen a la clase Mollicutes y son parásitos en humanos.

La necesidad de encontrar un organismo que los acoja viene dada por la falta de una pared celular, por un genoma extremadamente pequeño, por la capacidad limitada de biosíntesis, por su sensibilidad a los factores ambientales, por la resistencia a los antibióticos y por las altas exigencias en términos de condiciones de vida.

Estos organismos pueden causar numerosas «condiciones» a menudo crónicas en los seres humanos. Dieciséis de las más de 200 especies conocidas de mycoplasmas en el reino animal y vegetal pueden atacar el cuerpo humano, pero solo seis de ellas parecen ser patógenas en humanos inmunocompetentes: Mycoplasma pneumoniae, Mycoplasma hominis, Mycoplasma genitalium, Mycoplasma fermentans, Ureaplasma parvum y Ureaplasma urealyticum.

¿Pero cómo llegan estos patógenos a los genitales?

Numerosas investigaciones han demostrado que el número de parejas en los meses anteriores afecta la prevalencia de colonización bacteriana en el tracto urogenital.

Debido a la proximidad anatómica de la uretra femenina y de la vagina, se puede suponer que la colonización bacteriana vaginal también puede afectar el tracto urinario. Ya existe mucha información sobre las infecciones del tracto genital asociadas con el mycoplasma, pero aún falta claridad sobre la influencia y el potencial de los patógenos de mycoplasmas y especies de ureaplasma en el contexto de las infecciones del tracto urinario y otros síntomas uroginecológicos como el síndrome uretral, cistitis intersticial/síndrome de vejiga dolorosa y vejiga hiperactiva.

Sabemos que la mayoría de los organismos uropatogénicos, especialmente los de las heces, pueden detectarse en el cultivo estándar. Si bien las especies de Mycoplasma y Ureaplasma deben investigarse específicamente, pueden encontrarse tanto en pacientes asintomáticos como sintomáticos.

El recuento de bacterias en la orina no está necesariamente relacionado con la cantidad de bacterias que realmente existen en la pared de la vejiga.

De hecho, un número significativo de estos organismos intracelulares se puede encontrar en la pared de la vejiga en ausencia de bacteriuria.

Se ha demostrado que Mycoplasma hominis y Ureaplasma urealyticum también pueden ser responsables de la pielonefritis.

Potts y su equipo observaron que los síntomas persistentes de infección del tracto urinario inferior o pielonefritis con cultivos estándar negativos y falta de respuesta a los antibióticos de rutina, deberían requerir una búsqueda activa de mycoplasma y ureaplasma, con tratamiento de acuerdo con el antibiograma si los resultados son positivos. La detección de agentes patógenos debe llevarse a cabo antes de que se tomen medidas de diagnóstico más costosas o invasivas.

¿Mycoplasma y ureaplasma pueden causar vejiga hiperactiva o cistitis intersticial?

Numerosos estudios recientes han demostrado que las especies de ureaplasma y mycoplasma pueden detectarse en la orina de mujeres con vejiga hiperactiva o cistitis intersticial. Potts y su equipo demostraron que los síntomas mejoraron en pacientes con cistitis intersticial después del tratamiento con antibióticos dirigidos.

Ante los síntomas uretrales crónicos con cultivos de rutina negativos y en todos los pacientes con síntomas del tracto urinario «inexplicables», deberían realizarse pruebas de mollicutes (micoplasma y ureaplasma) utilizando exudados uretrales con análisis de PCR antes de recurrir a medidas diagnósticas invasivas y tratamientos a largo plazo.

¿Cuáles son los mejores métodos de detección para mycoplasma y ureaplasma?

Mycoplasma genitalium no se detecta en el cultivo de rutina debido a un crecimiento extremadamente lento. La reacción en cadena de la polimerasa en tiempo real (PCR) es el método de diagnóstico a elegir. Al contrario, Ureaplasma urealyticum y Mycoplasma hominis pueden identificarse en cultivo o PCR.

La decisión más difícil se deja al médico que debe decidir si una bacteria determinada, encontrada en pruebas de laboratorio, es patógena o no.

El tratamiento debería comenzar cuando los resultados de las pruebas estén disponibles. Esto para evitar la resistencia a los antibióticos.

El estudio reporta el uso de dosis específicas y antibióticos para el tratamiento.

En general, se recomienda extender el tratamiento a la pareja del paciente con el mismo antibiótico que se haya demostrado efectivo en el paciente afectado. Se recomeinda el uso del condón o abstinencia de las relaciones sexuales hasta la resolución de los síntomas.

A la luz de la situación actual, estos patógenos que, como hemos visto, son difíciles de cultivar, deben investigarse específicamente con execudados uretrales mediante el análisis de la PCR en pacientes con infecciones recurrentes o cuando los cultivos y los tampones microbiológicos estándar son negativos.

El tratamiento de las mujeres sintomáticas siempre debe ser guido por el antibiograma. Se puede presumir que estos patógenos en mujeres con cistitis crónica desempeñan un papel pero a menudo son subestimados porque difíciles de detectar y su naturaleza intracelular hace que los antibióticos convencionales sean ineficaces.

Matrona Sara Furno

2 comentarios sobre “¿El ureaplasma y el mycoplasma son responsables del síndrome de la vejiga dolorosa y de otras enfermedades uroginecológicas?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.