Candida, hongos, levaduras y azúcar: el eterno dilema

Spread the love

Yo también he creído durante mucho tiempo que reducir los azúcares simple en mi dieta (básicamente quitando todo lo que me gusta) me permitiría limitar el crecimiento de esta maldita Candida albicans a nivel vaginal (en la mayoría de los casos hablamos principalmente de ella).

Hice varios intentos de dietas (incluso algunos muy locos) y siempre fue un fracaso y una gran frustración.

Aquí están mis conclusiones:

– la Candida albicans es una levadura comensal de la flora vaginal y intestinal. Su presencia es por lo tanto perfectamente normal y fisiológica y es impensable mantener un equilibrio de nuestro organismo sin ella.

– la Candida albicans tiene un metabolismo glico-dependiente, o sea, vive bien gracias a la presencia de glucosa pero, puede también que use otras fuentes de nutrición para su desarrollo (por ejemplo, los lípidos).

– la Candida albicans es capaz de transformar otros mono y disacáridos (fructosa y sacarosa) en glucosa

– la Candida albicans ama el hierro (a menudo las personas con candidiasis son anémicas)

– la Candida albicans es oportunista y agresiva y aprovechará cualquier ocasión para desarrollarse y establecerse en nuestro organismo

Entonces, si aplicamos estos conocimientos científicos a la Candidiasis vaginal, esta es mi opinión:

1- la micosis vaginal no depende del consumo de azúcares. De hecho, la ingesta de azúcares simples (fructosa y sacarosa) o muy refinados (almidón) no puede afectar su aparición

En mi caso, estaba claro que el uso de antibióticos había destrozado completamente mis lactobacilos vaginales y es por eso que la Candida albicans pudo extenderse con mucha facilidad.

2- los alimentos «dulces» causan pocos cambios en el azúcar en la sangre cuya presencia en una persona sana (sin diabetes) es constante a pesar de la ingesta de alimentos (tenemos también un páncreas que está ahí para ayudarnos).

3- la D-Manosa no puede ser un nutriente de la Candida albicans. No se puede transformar en glucosa (no es metabolizable), no hay manera que se modifique para hacerlo «comestible» y circula en nuestra sangre en su forma inicial.

4- el mejor método para combatir la infección vaginal por hongos es:

– tomar Lactobacilos (amigos de la micoflora vaginal)

– privar a la Candida albicans del su alimento indispensable: ¡el hierro! (tomando Lactoferrina, por ejemplo Lenicand)

5- a estos elementos podemos añadir un estudio de la universidad estadounidense de dietistas y nutricionistas sobre más de 30 investigaciones de dietas anti Candida a demostración que no hay conexión entre la reducción del consumo de azúcar y la regresión de la proliferación de Candida albicans.

Moraleja de la historia: no hay conexión entre la reducción del consumo de azúcar y la regresión de la proliferación de Candida albicans y tampoco existe ninguna relación entre la D-Manosa y la micosis.

8 comentarios sobre “Candida, hongos, levaduras y azúcar: el eterno dilema

    1. Muy buenas!
      las modalidades de toma de este complemento alimenticio tienen un papel en la acentuación de algunas de sus propiedades:
      – para acelerar la acción de la Lactoferrina (= lucha contra los patógenos), será mejor tomar este producto lejos de las comidas (2 h después o 1 h antes)
      – para favorecer la acción de los probioticos (= recolonización de la flora fisiológica), será mejor tomar Lenicand con las comidas
      El momento ideal para tomar Lenicand, por lo tanto, depende del contexto de y del objetivo a alcanzar que, por lo tanto, será individual y probablemente evolucionará durante el ciclo de toma 🙂

  1. El problema es cuando la Candida levadura se transforma en hongo!!! A parte de los probiiticos que son muy buenos en estos casos, no debemos comer patatas, remolacha, zanahoria hongos y setas para mejorar los sintomas

Deja una respuesta