Klebsiella…¡presente!

Spread the love

«Hola a todos, acabo de cumplir 50 años, tengo cistitis recurrente desde hace más de 5 años, he destrozado mi salud con antibióticos. Leí que no era la única que tenía Klebsiella sustituyendo a E. Coli en mi ECBU (examen citobacteriológico de orina).» Testimonio

«Hola chicas, a 7 días de dejar el tercer antibiótico, sigo con las quemaduras de ECBU. El cultivo estéril y resultó negativo, pero ante la persistencia de la sensación de ardor y peso en la vejiga, me hice uno de nuevo la semana pasada, (es decir 15 días después de dejar el antibiótico) y sigue siendo cultivo negativo y estéril.» Testimonio

«Hola, te escribo decepcionada…Hace 2 meses tuve una cistitis, me cuidé mucho porque mis cistitis son sólo post coitales. Había notado que el uso de lubricante me permitía reducir mi cistitis. Esta misma mañana he recibido los resultados de mi ECBU y tengo una cistitis con la bacteria Klebsiella pneumoniae. ¿Conoces esta bacteria? ¡Muchas gracias! « Testimonio

Y sí, señoras y señores… una de las grandes protagonistas de las numerosas preguntas del grupo de apoyo de Facebook «Cistitis Recurrente» tiene que ver con la Klebsiella, segunda en el podio tras la siempre ganadora Escherichia Coli.

Para actuar de forma democrática y evitarle disgustos a este renombrada competidora, ¡aquí tienes un artículo que te ayudará a conocer mejor a Klebsiella!

¿Quién es Klebsiella? ¡Soy yo!

Mi apellido es Enterobacteriaceae y debo admitir que en mi familia somos realmente muchos: bacterias Gram negativas, patógenos oportunistas, somos omnipresentes en la naturaleza y responsables de muchas infecciones.

Pero no generalicemos. De hecho, debemos hacer una distinción porque entre todos los miembros del grupo mi hermana «Klebsiella oxytoca» y yo «Klebsiella Pneumonia» somos realmente las primeras de la lista. Somos (¡hay que reconocerlo!) responsables de la mayoría de las infecciones humanas.

A menudo deambulamos por la mucosa respiratoria pero también por el intestino, donde jugamos un papel favorable en la digestión y metabolización de ciertos nutrientes, pero en determinadas condiciones, nos convertimos en superheroínas…¡patógenas!

Mis tres características principales

Soy una bacteria fimbria

No me gusta la depilación (¡ah los años 60!), así que estoy equipada con una especie de «pelos» que son capaces de unirse a algunos receptores presentes en la superficie del urotelio (que es la pared de la vejiga: mi lugar favorito) para adherirse a la mucosa de la vejiga.

Una vez dentro de la vejiga, ya pasó la parte más difícil: ahora puedo adherirme a la superficie del urotelio, multiplicarme y colonizar causando la infección del tracto urinario…oh, yeah!

Bueno, sí y no, todo depende de la posible presencia de alguien que me trae loca. Shhh…éste es mi pequeño secreto… acércate… tengo que susurrártelo al oído, no quiero decirlo muy alto: como mi amiga Escherichia Coli estoy muy loca por él: ¡D-manosa! Haría cualquier cosa por él, incluso salir de mi zona de confort y escaparme fuera acabando con las infecciones de orina.

Soy una bacteria acidófila

Por lo tanto, el entorno de la vejiga es propicio para mi desarrollo y crecimiento rápido debido al pH naturalmente ácido de la orina. En consecuencia, no aprecio las vejigas de las chicas inteligentes que optan por tomar D-Manosa con un alcalinizante… ¡qué nervios!

Soy una bacteria capaz de formar biofilms

Tengan cuidado si se cruzan en mi camino, ¡podría establecerse para siempre! Eso sí, siempre y cuando no derrumbes mi hermosa casa de polisacáridos que construí con tanto esmero.

Ahora que nos conocemos mejor, vuelvo a mis obligaciones, nos vemos pronto… o no 🙂

Deja una respuesta