La cistitis no hace diferencias: os cuento mi historia

Spread the love

Hoy compartimos el testimonio de una de nuestras colaboradoras que nos hace comprender que nadie es inmune a la cistitis. Todavia si analizan bien todos los elementos y se toman las medidas correctas, es posible salir de esto.

El domingo a las cuatro de la mañana, me desperté con un dolor en la parte baja del abdomen y un deseo irresistible de orinar. Inmediatamente entendí lo que estaba pasando y predije lo que sucedería (el lunes por la mañana fui a Deakos, pero tenía que encontrar una manera de sobrevivir hasta entonces).

Sentada en el inodoro, comencé a pensar en lo que había causado todo eso. En primer lugar, el hecho de haber sido extreñida los últimos 3 días (¡realmente no me había dado cuenta!). El segundo factor fue una relación sexual muy intensa sin Ausilium Crema (¡esta vez lo olvidé!). Además, el día anterior había cojido frío, corriendo bajo la lluvia durante aproximadamente un kilómetro hasta el coche.

¿Cómo podrían haber influido estos factores en el desarrollo de mi cistitis?

Sé que durante el estreñimiento, las heces presionan la pared intestinal, se vuelven permeables a los microorganismos y las bacterias intestinales pueden migrar a los órganos cercanos o a la vejiga.

Las relaciones sexuales también contribuyeron a esta migración.

El hecho de haberme mojado entera contribuyó a la hipotermia y a una disminución de la inmunidad, gracias a lo cual las bacterias en la vejiga pudieron multiplicarse con éxito.

Después de este agravamiento de los síntomas, tuve que encontrar una manera de aliviar mi condición antes de poder encontrar los productos necesarios.

Es muy importante en esos momentos mantener la calma y actuar como un estratega sin victimismo.

Sabía bien que:

– antes que nada tenía que hacerme un análisis de orina, pero el domingo el laboratorio está cerrado. Bien, lo habría hecho el lunes (pero en realidad al final lo hice el miércoles)

– era necesario seguir una dieta alcalina y alcalinizar la orina de cualquier forma posible, por ejemplo, usando jugo recién exprimido de medio limón diluido en un vaso de agua; tuve que renunciar a mi domingo caprichoso con algo de café, alcohol y azúcar

– tenía té de epilobium en casa que contiene quercetina y ayuda a combatir la inflamación de la membrana mucosa de la vejiga. Lo bebí en lugar del té verde. No hay que abusar de él, ya que algunos estudios le atribuyen un efecto laxante (otros no dicen nada al respecto), sin embargo, no hay porqué exagerar

– no podía tomar un diurético sino beber agua fresca durante todo el día

– tenía que resolver mi problema intestinal (por ejemplo, con salvado de avena y semillas de chía para el desayuno)

Milagrosamente me quedaba un sobre de D-Mannoro en casa. Una dosis contiene 1 gramo de D-Manosa (para atraer las bacterias y luego eliminarlas con la orina). Desafortunadamente, un sobre no era suficiente.

Esto es lo que escribí en mis notas ese domingo:

El dia va bastante bien. Tengo una sensación de pesadez en la vejiga y dolor al orinar. Después del bidé apliqué Ausilium Crema, lo que me dio un alivio considerable.

Me ayudó mantener la calma, cumpliendo la dieta alcalina baja en proteínas animales (ensalada verde, pepinos, rábanos, zanahorias, hinojo, pasta con pesto y trigo sarraceno para cenar).

La noche fue turbulenta con una temperatura de 37 ° C.

Con los primeros rayos del sol, me levanté y comencé a prepararme, fue difícil para mí debido a la pesadez de la vejiga y caí en la desesperación: «¿terminará todo esto alguna vez? «.

Salí de casa, cuesta abajo, escuchando cada paso y entiendiendo que me estaba arrastrando como un caracol. Tenía muchos recados que hacer. En el camino, pensaba en lo mortal que es el cuerpo, me preguntaba qué me esperaba en la vejez, ¿habría sobrevivido a esto? Yo, una campeona de marcha (me di este título), caminaba a la velocidad de una tortuga.

Fui a comprar a la Parafarmacia del Doctor de Angelis. Sabía exactamente lo que necesitaba para mi felicidad:

– 2 cajas de Ausilium NAC

– Ausilium Forte (tiene también óxido de magnesio con efecto miorrelajante en los músculos de la pelvis)

– D-Mannoro (ya tenía Ausilium crema en casa)

Luego 2 semanas con 1 ampolla de Ausilium NAC mañana y noche + Ausilium Forte por la tarde.

Al tercer día de toma, cultivo de orina (compatible con la ingesta de estos productos naturales contrariamente al antibiótico).

Estos son los resultados:

1. presencia de proteínas en la orina (inflamación?)

2. sangre

3. nitritos – un producto de la actividad vital de las bacterias

4. glóbulos rojos

5. glóbulos blancos (¿respuesta inmune del cuerpo a procesos inflamatorios?)

Presencia de bacterias: E. coli> 100000 UFC

Antibiograma: sensibilidad importante a muchos antibióticos (¿qué me hubiera pasado si me hubiera automedicado en casa como hacía antes?)

El resultado de mi última prueba de orina un mes y medio después:

– ausencia de bacterias, nitritos, glóbulos rojos y proteínas en la orina (¡todavía no me lo creo!)

Ahora estoy tomando Ausilium Forte 2 veces al día como mantenimiento. Ya no olvido la crema antes y después del coito ni el D-Mannoro después jeje

Estoy más atenta a los posibles factores que predisponen a la cistitis. No he vuelto a tener ninguna otra crisis y espero que siga así.

Estoy siendo una buena alumna a pesar de que esto me haya llevado mucho tiempo: ahora estoy haciendo lo que suelo predicar!

¡Suerte a todas las personas que han dedicado tiempo a leer mi testimonio! ¡ Salir de esto es posible!

Deja un comentario