La cistoscopia

Spread the love

¿Qué es la cistoscopia?

La cistoscopia es uno de los procedimientos endoscópicos más comunes que permite al especialista observar directamente el entorno uretrovesical (uretra y vejiga). Este examen permite detectar anomalías del tracto urinario inferior como cálculos, leucoplasia, pólipos, divertículos o tumores y, si es necesario, recoger muestras de tejido para su análisis en el laboratorio mediante un examen histológico.

¿Cuándo está indicada hacerla?

El especialista (urólogo) puede prescribir una cistoscopia por muchos motivos:

  • Presencia de sangre en la orina
  • Molestias urinarias crónicas
  • Infecciones urinarias recurrentes
  • Retención urinaria o incontinencia
  • Agrandamiento de la vejiga (visto en la ecografía)
  • Signos de agrandamiento de la próstata

Esta prueba también puede utilizarse en el seguimiento de pacientes con tumores de vejiga o como parte de un examen bióptico o un procedimiento para destruir una masa tumoral (en estos dos últimos casos, puede denominarse «cistoscopia operativa»).

¿Cómo se realiza el examen?

El examen debe ser realizado por un urólogo bajo prescripción médica.

La cistoscopia consiste en introducir en la uretra un cistoscopio, un tubo delgado que contiene un haz de fibras ópticas que terminan en una pequeña luz y una cámara.

Se utilizan dos tipos de dispositivos ópticos (endoscopios), cada uno de los cuales mide unos pocos milímetros de diámetro:

  • Endoscopio formado por un tubo flexible
  • Endoscopio formado por un tubo rígido

Para facilitar la inserción y reducir las molestias que siente el paciente, unos minutos antes de la exploración se aplica un anestésico local como la lidocaína (en el caso de la cistoscopia operativa, el médico puede solicitar la sedación). Una vez introducido en la uretra, el cistoscopio se empuja suavemente hasta llegar a la vejiga, que se llena lentamente con un chorro de solución fisiológica para facilitar la observación. Si no hay necesidad de otras operaciones, como la extirpación de pequeñas masas, el procedimiento estándar dura sólo unos minutos.

El examen dura unos 30 minutos en su totalidad, teniendo en cuenta la preparación.

¿Cómo prepararse para el examen?

El examen no puede realizarse en pacientes con una infección urinaria en curso, lo que suele llevar al médico a solicitar un cultivo de orina en los días previos al procedimiento.

Se debe hacer en ayunas, sin comer, sin beber y sin fumar.

Si estás tomando una medicación anticoagulante o antiagregante, debes informárselo a tu médico, especialmente en el caso de una cistoscopia operativa, que puede causar lesiones menores.

¿Es dolorosa la cistoscopia?

Teniendo en cuenta que la percepción del dolor puede variar de un sujeto a otro, a continuación informamos de los resultados de un estudio de 2014 publicado por el Departamento de Urología de la Universidad de Tel Aviv («¿Es dolorosa la cistoscopia diagnóstica?» Analysis of 1,320 Consecutive Procedures» di Greenstein et al., 2014) en el que se pidió a 1,310 pacientes sometidos a cistoscopia que completaran un cuestionario sobre el dolor experimentado durante el examen. Basándose en las respuestas, la prueba asigna una puntuación de 0 (sin dolor) a 10 (dolor insoportable) a la experiencia del paciente.

Los datos revelaron lo siguiente:

– Los hombres, independientemente de su edad, declararon un nivel de dolor más elevado que las mujeres

– La elección del instrumental afectó al dolor percibido, independientemente del sexo, siendo los cistoscopios rígidos menos tolerados que los flexibles

– La repetición del examen conduce a una reducción progresiva y significativa de las molestias percibidas, independientemente de la edad, el sexo o el cistoscopio utilizado

A pesar de la moderada variabilidad, las puntuaciones obtenidas por estos pacientes fueron muy bajas, ya que sólo 75 sujetos (5,7%) obtuvieron una puntuación superior a 5. Estos datos indican que, aunque el examen puede ser incómodo, es poco probable que cause dolor severo.

¿Cuáles son los riesgos de una cistoscopia?

Hay pocos, pero hay que tenerlos en cuenta:

  • La perfusión puede causar un hematoma
  • El avance del endoscopio puede irritar las mucosas
  • La toma de muestras puede provocar una pequeña hemorragia
  • Puede producirse una infección del tracto urinario después del examen

¿Cuáles son los resultados?

La ventaja de la cistoscopia es que la cámara con fibra óptica que se introduce en la vejiga permite ver el resultado inmediatamente:

La cámara permite al paciente ver lo que aparece en la pantalla al mismo tiempo que el especialista y el resultado está listo en apenas unas horas.

Testimonios y experiencias

A continuación encontrarás una serie de comentarios del grupo de apoyo de Facebook «Cistitis recurrente» francés, que relatan experiencias individuales con la cistoscopia:

«No me dolió para nada. Le pusieron un gel anestésico. Sientes un ligero cosquilleo al ponerlo pero no es nada doloroso. Estaba preocupada pero no fue nada, y además fue muy rápido”

Audrey

«¡Tenía miedo de hacer el examen! El día anterior tomé unas gotitas homeopaticas para estar relajada. No duele si estás relajada, no pusieron ningún gel anestésico, una pequeña molestia cuando el urólogo insertó el catéter, el examen no duró mucho.

Después de beber mucho y tomar Ausilium Forte, no tuve ninguna infección urinaria, ánimo!»

Nicole

«Acabo de hacerla esta tarde. No es dolorosa. Un poco desagradable durante unos segundos cuando se introdujo el catéter. El examen no dura mucho, sólo unos minutos. Después del examen se tiene una sensación desagradable, como cuando se tiene cistitis, durante 30min – 1 hora. Tomé Ausilium directamente al llegar a casa. Y ahora estoy bien. Este examen me permite tranquilizarme o al menos tener algunas respuestas.”

Marie-Eve

Deja una respuesta