Infección de orina: las defensas de nuestro organismo

Spread the love

En nuestro cuerpo existen mecanismos de defensa que nos protegen naturalmente de la infección de orina e infecciones del aparato urinario en general.

Para que se desarrolle una infección de hecho las bacterias deben ser capaces de alcanzar el aparato urinario.

En condiciones normales, éste camino es bloqueado por algunas barreras
que se encuentran durante el recorrido hacia la vejiga:
 
  • vellos: el primer obstáculo que encuentran las bacterias es el vello, que representa una barrera mecánica para el paso de bacterias incluso en otros aparatos: en la nariz impiden penetrar a los cuerpos extraños en las cavidades nasales; las pestañas protegen los ojos del polvo y de otras partículas
  • flora bacteriana vulvo/vaginal: el ambiente extremadamente ácido de la vulva, y sobre todo de la vagina, favorece la reproducción de la flora bacteriana normal que impide la proliferación de los microorganismos patógenos
  • estrógeno: además de bajar el pH, los estrógenos aumentan la capacidad de las células de las paredes vulvares y vaginales para impedir a las bacterias «pegarse» y, por tanto, multiplicarse

Las defensas internas contra la infección de orina

Una vez superadas estas barreras externas, las bacterias se encuentran con numerosas defensas internas:

  • una vez que llegan a la uretra, las bacterias deben llegar a la vejiga para provocarnos cistitis, pero el mismo flujo urinario las obstaculiza arrastrándolas hacia el exterior
  • si consiguieran llegar a la vejiga, su constante vaciado es un mecanismo de defensa que impide la colonización vesical
  • el urotelio está compuesto por células de transición (que se renuevan constantemente) donde se adhieren los microorganismos. Estas células tienen un ciclo vital muy breve, una vez muertas se desprenden del urotelio y se expulsan con el flujo urinario (las famosas «células epiteliales descamativas» de los análisis de orina) junto a los gérmenes adheridos a ellas
  • en el urotelio se encuentran células fagocitarias, capaces de «comer» los agentes extraños. El flujo urinario arrastra también a estos fagocito con el germen que hayan «comido»
  • los glucosaminoglicanos (GAGs) son elementos presentes tanto en forma libre en la orina como formando parte del urotelio. Los que se encuentran libres, se unen a las lectinas de las bacterias impidiendo que se adhieran a la pared vescical, siendo expulsadas mediante la micción. Los GAGs que recubren el urotelio sin embargo actúan de coraza frente al ataque infeccioso, protegiendo las delicadas estructuras del urotelio, impidiendo el proceso inflamatorio y el dolor. En este caso, la bacteria permanece adherida al GAG, pero no provoca daños ya que no alcanza las células uroteliales
  • los mecanismos anti-reflujo, impiden al flujo urinario ir contracorriente obstaculizando así la aparición de una pielonefritis
  • la orina contiene sustancias bacterioestáticas (que impiden la multiplicación bacteriana) y bacteriolíticas (que eliminan las bacterias): ácidos orgánicos, urea, amonio, anticuerpos y lisozima
  • la orina contiene también un glicoproteína de origen renal (Tamm Horsfall). Es la proteina más abundante en la orina y tiene un papel fundamental en la defensa de las vías urinarias ya que atrae a las bacterias y se adhiere a sus lectinas impidiendo que se adhieran a las paredes vesicales
  • las hormonas influyen también en las paredes vesicales. Los estrógenos reducen la adhesividad del urotelio con respecto a las bacterias 

La ausencia o disminución de uno o más mecanismos de defensa facilita la aparición de una infección de las vías urinarias.

4 comentarios sobre “Infección de orina: las defensas de nuestro organismo

    1. Hola y gracias por la confianza. Necesitaría hacerte unas preguntas para procurar entender mejor tu situación. Cuáles son los factores desencadenantes de tus crisis (relaciones sexuales, estrés, etc.)? Estás tomando algun medicamento ahora mismo (para la cistitis, la gastritis y la anemia)?
      Creo que en tu caso, deberías actuar para solucionar:
      1) una fuerte gastritis que puede causarte anemia
      2) una constante toma de antibiótico para tratar tu cistitis (circulo vicioso)
      En caso de gastritis, se suelen tomar medicamentos anti ácido para reducir la produción del estomago de ácido clorhídrico. Mi consejo sería de evaluar la toma de una mezcla de sales minerales en lugar de eventuales fármacos con este destino para taponar el pH gastrico y reducir asi la sintomatologia (podrías hablarlo con tu médico). Yo estuve tomando Sette+ de Deakos que es un producto muy completo (tiene sabor ácido pero su acción no es acidificante). Se podría probar con una medida 15 minutos antes de comer y otra 15 minutos antes de cenar para mejorar tu gastritis y tu flora intestinal, la producción de vitamina B12, la absorción de hierro y las defensas inmunitarias! Podrías tomar paralelamente Lenicand (misma ingesta) para limitar el crecimiento de Candida y añadir más B12, reforzando las defensas inmunitarias gracias a la Morinda citrifolia.
      A diferencia de la glucosa, la D-Manosa se absorbe muy lentamente y tiene un bajísimo índice glucémico. Su índice glucémico es la capacidad de aumentar el valor de azúcar en la sangre. La D-Manosa, además, se elimina íntegramente con la orina. Precisamente por estos motivos, los fabricantes señalan que la D-Manosa puede ser tomada incluso por personas diabéticas que sufren de cistitis. De todas formas, mi consejo es tener siempre controlada la glucemia por precaución y de consultar tu médico a este propósito. En caso positivo, podrías tomar Ausilium 20 PLUS para luchar contra tu E.coli (3 sobres al dia durante 15 dias luego 2 al dia durante otros 15 dias hasta llegar a la cantidad de mantenimiento diario que te sienta mejor). Un abrazo!

Deja una respuesta