¿Micosis y D-Manosa hacen buena pareja?

Spread the love

Hoy voy a contestar a una pregunta super lógica planteada por una de las chicas de un foro:

«¡Necesito tu ayuda! La D-Manosa es un azúcar y los hongos y las levaduras adoran el azúcar. Entonces, ¿tomar D-Manosa puede causar o agravar la micosis?».

Para empezar, agradezco mucho toda esta confianza y me siento a cargo de una buena misión explicativa (especialmente porque más allá de la cistitis, la micosis vaginal ha sido mi segunda amiga debido a la cantidad de antibióticos tomados por supuesto).

“Los hongos o las levaduras aman el azúcar»: esta afirmación no es del todo exacta.

Yo también he estado creído por mucho tiempo que reducir azúcares simples (básicamente todo lo que me gustaba) me permitiría limitar el crecimiento de este maldito Candida albicans (porque hablamos principalmente de él en caso de micosis).

Hice múltiples intentos de dietas (algunas incluso extravagantes) y eso siempre terminó con un fracaso y una gran frustración. Especialmente traté de combinar eso con una reducción de los acidificantes urinarios para proteger mi vejiga. En resumen, un verdadero bazar para manejar, ¡ahora todo parece «fácil» si miro hacia atrás!

Un día el dietista del departamento de gastroenterología me dijo: «No sabes nada de todo esto porque tampoco está comprobado». ¿Qué? Esta frase me convirtió en una bomba y comencé a buscar evidencia científica confiable de que el Candida albicans, responsable de mis pérdidas desagradables y del picazón intolerable, estaba realmente estimulado por los azúcares.

Aquí están las conclusiones que saqué:

– Candida albicans es una levadura comensal de la flora vaginal e intestinal. Su presencia es perfectamente normal y fisiológica y es impensable encontrar un equilibrio sin él

– Candida albicans tiene un metabolismo glucodependiente => vive bien gracias a la glucosa (así que no todos los azúcares, precisamente la glucosa!) pero también puede usar otras fuentes nutricionales para su desarrollo: lípidos, por ejemplo. En este caso, según la conclusión de un estudio sobre el tema, se empiezan a poner las bases para la formación de un biofilm

– Candida albicans parece ser capaz de transformar otros mono y disacáridos (fructosa y sacarosa) en glucosa para nutrirse

– la D-Manosa no es metabolizable => no se puede convertir en glucosa y circula en nuestra sangre en su forma original intacta

– Candida albicans ama particularmente al hierro  (es por eso que las personas que tienen candidiasis sistémica a menudo son anémicas)

– cuando Candida albicans se encuentra en un órgano que no está en contacto directo con el bolo alimentario (no en el tracto digestivo en resumen), extrae sus nutrientes casi exclusivamente de la sangre y, modestamente, de los tejidos profundos del  órgano donde se ubica

– Candida albicans es un oportunista agresivo y aprovechará todas las oportunidades para desarrollarse en exceso y causar problemas en nuestro ecosistema (microbiota)

“La oportunidad hace a un ladrón”. Es decir que Candida albicans no «decide» de repente proliferar excesivamente; lo hace solo porque tiene la oportunidad de hacerlo y eso es lo que lo hace repentinamente patógeno.

Si aplicamos este conocimiento científico a nuestra candidiasis vaginal, esta es mi opinión:

1- la micosis vaginal no está condicionada por el consumo de azúcares en la dieta

El consumo de azúcares simples (fructosa y sacarosa) y muy refinados (almidón) no puede afectar su apariencia.

Entonces ¿por qué aparece el Candida?

En mi caso, estaba claro que los antibióticos habían eliminado los lactobacilos vaginales y es por eso que Candida albicans pudo expandirse como quisiera.

2- los alimentos «dulces» causan pocos cambios en el azúcar en la sangre

Si es cierto que Candida albicans vaginal saca su glucosa de la sangre, también hay que decir que la glicemia en la sangre de una persona sana (sin diabetes) es constante a pesar de la ingesta de alimentos (tenemos un páncreas).

¡De esta manera, la teoría de hacer una dieta sin  azúcar para combatir el Candida albicans se derrumba!

Bueno, si la gliecemia en la sangre es estable independientemente de lo que comemos, entonces Candida albicans siempre tiene la misma cantidad de nutrición. ¡No hay necesidad de privarse!

A esto podemos añadir un informe del Colegio Estadounidense de dietistas y nutricionistas que ha recopilado más de 30 estudios sobre las dietas anti-candida que concluye que no hay relación entre la reducción del consumo de azúcar y la regresión de la proliferación de Candida albicans.

¡Os no puedo contar mi reacción cuando me encontré con esta fuente!

3- la D-Manosa no puede ser un nutriente de Candida albicans

De hecho, no se puede transformar en glucosa, no hay forma de modificarlo para que sea «consumible».

4- el mejor método para combatir la candidiasis vaginal radica en dos puntos:

– devolver Lactobacilos para «ocupar el espacio» y contener el impulso conquistador de Candida albicans

– ¡privar a Candida albicans del nutriente gracias al cual puede actuar de verdad = el hierro!

Os invito a leer esta otra entrada para no hablar demasiado sobre la parte de «acción anti-micosis» (creo que ya está todo bien explicado aquí).

Moraleja de la historia: no hay ninguna relación entre la D-Manosa y la micosis.

Incluso creo que podría ser un círculo virtuoso al revés: D-Manosa => sin cistitis => no hay necesidad de antibióticos => recolonización de la vagina lactobacilar => regresión de Candida albicans => reequilibrio de la flora fisiológica = > reducción de los factores de riesgo de tener cistitis (y todo lo demás) => no hay necesidad de tomar antibióticos, etc. (ya me entendeís).

Deja un comentario