N-acetil-cisteína: mucho más que un simple mucolítico

Spread the love

La N-acetilcisteína (NAC) es un poderoso antioxidante que defiende al cuerpo de una serie de problemas causados por el estrés oxidativo que incluyen inflamación, infecciones y mucho más.

En nuestro cuerpo, la NAC se convierte en cisteína. La cisteína es un aminoácido importante para regenerar otro antioxidante, el glutatión. De hecho, la NAC estimula la biosíntesis del glutatión, promueve la desintoxicación y actúa directamente como «eliminador» de radicales libres. Es un poderoso antioxidante y se usa en enfermedades caracterizadas por la generación de radicales libres de oxígeno.

Hay alrededor de 1000 estudios en la literatura sobre la N-acetil-cisteína y en la mayoría de los estudios, se ha demostrado que la NAC previene la inflamación así como protege al cuerpo y sus tejidos del daño oxidativo. He leído para vosotros los estudios más importantes sobre el tema.

Veamos en detalle los diversos beneficios que surgen de las diversas publicaciones.

• a lo largo de los años ha habido un aumento en la reincidencia de los problemas relacionados con el tracto urinario y el tratamiento con antibióticos y medicamentos que a menudo no es resolutivo ya que las bacterias forman biopelículas (o biofilm) impenetrables tanto por los antibióticos como por las defensas inmunes. Entre las biopelículas detectadas con mayor frecuencia en el tracto urinario encontramos las de E. coli (aunque las biopelículas a menudo contienen más patógenos en ellas). Los estudios realizados sobre N-acetil-cisteína han logrado resultados positivos en la resolución de la cistitis recurrente. De hecho, gracias a su acción desintegradora sobre las biopelículas producidas por E.Coli, más del 80% de las infecciones tratadas se han resuelto.

La N-acetil-cisteína tiene la capacidad de alterar la matriz mucopolisacarídica de las biopelículas patógenas e inhibir la adhesión de las biopelículas a las paredes del tracto urinario.

• la N-acetil-cisteína aumenta la producción de glutatión y actúa como antioxidante. Estos 2 factores ayudan a prevenir el daño hepático y renal causado por el consumo excesivo de alcohol o factores ambientales. La NAC se ha utilizado durante muchos años para este propósito en varias instalaciones clínicas y hospitalarias. Los médicos lo administran por vía intravenosa a los pacientes junto con paracetamol. La toxicidad del paracetamol es una causa común de hepatotoxicidad inducida por fármacos en niños y adultos.

Desde hace años se utiliza comúnmente como una estrategia de elección para contrarrestar la hepatotoxicidad inducida por paracetamol.

• la NAC mejora los efectos negativos causados por enfermedades respiratorias. Funciona para diluir el moco presente en las vías respiratorias y para reducir la inflamación en el sistema pulmonar al reducir el estrés oxidativo. En un estudio de 2016, los investigadores estudiaron la conexión entre la NAC y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Los pacientes con esta afección recibieron 600 mg de NAC dos veces al día durante 1 año. Al final de este período, los pacientes informaron una reducción de los síntomas. También se ha descubierto que la NAC reduce la inflamación de las vías respiratorias en pacientes con fibrosis quística después de solo 4 semanas.

• la NAC reduce el riesgo de enfermedades del corazón. La enfermedad cardíaca a menudo es causada por el estrés oxidativo. Los estudios han reportado la efectividad de la NAC en la prevención de enfermedades del corazón al reducir la acción de los radicales libres. Otro estudio mostró que la NAC mejora la circulación venosa, que es la que lleva el plasma de los vasos periféricos hacia el corazón, reduciendo el riesgo de ataque cardíaco.

Un estudio de 2016 concluyó que la NAC disminuyó la fatiga, aumentó la tolerancia al ejercicio y redujo el daño cardíaco en las ratas. Los pacientes con arritmias cardíacas también mostraron mejoras mientras tomaban NAC. Estos pacientes informaron una mejora en su estado general debido al efecto antiinflamatorio de NAC.

• NAC puede mejorar la salud del cerebro y el funcionamiento cognitivo. NAC ayuda a regular un neurotransmisor, la glutamina, asociado con muchos procesos cognitivos como el aprendizaje, la memoria y el comportamiento. Mediante la regulación de este neurotransmisor y la producción de glutatión, NAC protege al cerebro de afecciones como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson y la ELA. También se ha observado que la administración de NAC mejora los trastornos cognitivos leves en los ancianos.

• NAC podría ayudar a prevenir la gripe. Durante la temporada de gripe, los patógenos se propagan como los incendios forestales. NAC puede ayudar a proteger el cuerpo de estos gérmenes. En un estudio de la década de 1990, los investigadores administraron 600 mg al grupo experimental, dos veces al día durante 6 meses. Este grupo tuvo gripe en un 54% en comparación con el grupo placebo.

• NAC puede ayudar a tratar la apnea del sueño. Un estudio de 2011 exploró la NAC en relación con el tratamiento para quienes sufren de apnea del sueño. 20 pacientes recibieron NAC durante 30 días (1200 mg divididos en dos dosis). Los investigadores concluyeron que la administración oral de NAC puede ser una opción válida para pacientes con apnea del sueño.

• NAC podría ayudar a reducir el acné. Un estudio de 2012 examinó a 100 personas con acné. Con el uso de gel NAC tópico al 5%, los participantes notaron mejoras significativas y síntomas de acné reducidos.

• NAC puede ayudar a combatir los efectos secundarios negativos de la quimioterapia. Esto se atribuye a los efectos antioxidantes de NAC. Un estudio de 2013 encontró que la administración de NAC intravenoso (100 mg/kg de peso del paciente diluido en una solución de glucosa al 5%) redujo significativamente los efectos adversos de la quimioterapia. Un estudio de 2014 muestra que NAC ha ayudado a reducir la inflamación y las úlceras causadas por la quimioterapia en pacientes con leucemia.

Al llegar a la conclusión, me gustaría subrayar el aspecto más importante: los estudios han demostrado que la administración de NAC es segura incluso durante el embarazo, ya que está libre de efectos no deseados o perjudiciales para la madre o el feto. Por lo tanto, la ingesta de N-acetil-cisteína para combatir uno de los trastornos del embarazo más comunes, es decir, la cistitis, puede ser una opción óptima.

Recordemos que la NAC, si se toma junto con D-Manosa (también sin efectos secundarios en un momento delicado como la gestación) mejora en gran medida su eficacia, siempre que estos dos componentes estén presentes en un solo producto.

Fuente:

A Review on Various Uses of N-Acetyl CysteineVida Mokhtari, M.Sc, Parvaneh Afsharian, Ph.D,Maryam Shahhoseini, Ph.D, Seyed Mehdi Kalantar, Ph.D and Ashraf Moini, M.D.

A promise in the treatment of endometriosis: an observational cohort study on ovarian endometrioma reduction by N-acetylcysteine. Porpora MG, Brunelli R, Costa G, Imperiale L, Krasnowska EK, Lundeberg T, Nofroni I, Piccioni MG, Pittaluga E, Ticino A, Parasassi T.

Prospective study to compare antibiosis versus the association of N-acetylcysteine, D-mannose and Morinda citrifolia fruit extract in preventing urinary tract infections in patients submitted to urodynamic investigation. Palleschi G, Carbone A, Zanello PP, Mele R, Leto A, Fuschi A, Al Salhi Y, Velotti G, Al Rawashdah S, Coppola G, Maurizi A, Maruccia S, Pastore AL.

Escherichia coli cellular responses to exposure to atmospheric-pressure dielectric barrier discharge plasma-treated N-acetylcysteine solution. Ercan UK, Sen B, Brooks AD, Joshi SG.

N-acetylcysteine-functionalized coating avoids bacterial adhesion and biofilm formationFabíola Costa, Daniela M. Sousa, Paula Parreira, Meriem Lamghari, Paula Gomes & M. Cristina L. Martins

Marchese, A. et al. Effect of fosfomycin alone and in combination with N-acetylcysteine on E. coli biofilms. Int. J. Antimicrob. Agents 22(Suppl 2), 95–100 (2003).

Matrona Sara Furno

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.