Papel de la histamina en las inflamaciones crónicas

Spread the love

Muchos problemas crónicos o recurrentes abordados en este blog tienen en común la existencia de inflamación pélvica permanente a veces «sorda», a veces «aguda» desde el punto de vista sintomatológico: cistitis abacteriana, cistitis recurrente, endometriosis, síndrome de la vejiga dolorosa, cistitis intersticial, vaginitis e infecciones vaginales, contractura pélvica, síndrome vulvovaginal, etc. Esta inflamación perenne, sea cual sea su origen, involucra histamina, una molécula que es útil conocer y tratar de controlar para manejar o aliviar las molestias de los procesos inflamatorios.

¿Qué es la histamina?

La histamina es una citocina: una molécula de señalización del sistema inmune de naturaleza proteica. Es producida naturalmente por el cuerpo, en particular por los mastocitos en todos los tejidos del cuerpo como la piel, la pared gástrica y el cerebro, pero también en los órganos pélvicos como el urotelio vescal, la mucosa vaginal o la pared intestinal.

Es un «mediador químico» que desempeña un papel fundamental en uno de los principales procesos de respuesta inmune a las infecciones (presencia de patógenos como bacterias, levaduras, hongos, parásitos o virus): la respuesta inflamatoria.

¿Cómo se produce la histamina?

Las células involucradas en la inflamación (principalmente los mastocitos) están presentes pero latentes en todos los tejidos y tienen gránulos secretores (parecidos a unas «bolsas») que contienen los mediadores químicos inactivos (histamina y otras moléculas biológicamente activas).

Cuando la célula entra en contacto con una sustancia que identifica como «enemigo» o causa potencial de infección (véase antígeno en la imagen), los mediadores son activados y liberados en el sitio -> esta es la respuesta inflamatoria específica (porque será la misma sea cual sea la causa de la activación).

Mastocisto

Entre los «triggers» (también conocidos como » factores desencadenantes») más conocidos de los mastocitos, además de las infecciones, también podemos citar:

calor excesivo o «golpe de aire»

– vibraciones y movimientos (posturas, contractura, etc.)

– estrés y trauma (físico y emocional)

– alimentos y medicamentos

¿Cuáles son las consecuencias de la liberación de histamina?

1.En condiciones fisiológicas

La histamina tiene una importante acción vasodilatadora y aumenta la permeabilidad de los vasos sanguíneos, favoreciendo así la afluencia de sangre al área afectada y aumentando la producción de moco.

Además, la liberación de histamina (y otros mediadores) por los mastocitos actúa como una llamada contra las células del sistema inmunitario más específicas, como los anticuerpos, mejorando así la respuesta inmune contra el patógeno.

Por estas razones, la liberación de histamina y, más generalmente, la respuesta inmune, se caracteriza por: enrojecimiento, calor, edema y dolor que son más o menos evidentes y localizados según el sujeto y el sitio de la reacción.

2. Anomalías

Otros «triggers» pueden inducir una liberación inoportuna o excesiva de histamina:

– alergia: el cuerpo identifica una sustancia inofensiva como «enemiga» (antígeno) lo que provoca una respuesta falsa por parte del sistema inmune.

cronicización de la inflamación: en algunos casos, la activación de los mastocitos continúa a pesar de la resolución de la infección inicial o cuando la causa de la respuesta inflamatoria no se identifica y maneja correctamente. Este es el caso, por ejemplo, de ciertas formas de SVD, endometriosis, infecciones urogenitales recurrentes o crónicas, formación de biofilms intracelulares (tanto vaginales como vesicales) también denominada incorrectamente «infección incrustada«

Histamina e inflamación pélvica y vesical

La presencia de mastocitos en cantidades altas y, por lo tanto, significativas se ha demostrado en las siguientes situaciones:

1.Síndrome de la vejiga dolorosa

Varios estudios han demostrado la presencia de una gran cantidad de mastocitos en las biopsias de tejido vesical de sujetos que padecen cistitis intersticial/síndrome de la vejiga dolorosa (SVD/CI) 1.

Además, se ha demostrado que la histamina desempeña un papel importante en la transmisión neuronal responsable del dolor vesical y pélvico asociado con SVD/CI.

Estos estudios han demostrado que los pacientes con SVD/CI tienen un recuento de mastocitos mucho más alto que la población sana en la capa submucosal de la pared de la vejiga1 2  (urotelio) y en la capa del músculo liso de la vejiga. Por lo tanto, el aumento de la liberación de histamina puede provocar edema de la pared y la contracción de la musculatura de la vejiga, lo que supone una reducción de la capacidad vesical, una disminución de la capacidad de estiramiento (elasticidad) de la vejiga y la necesidad de orinar frecuentemente e imperiosamente.

2.Cistitis bacteriana recurrente

También se ha demostrado un papel importante de los mastocitos en pacientes con cistitis bacterianas crónicas3: se han encontrado infiltrados de mastocitos en biopsias de tejido de la vejiga de pacientes que padecen cistitis bacteriana crónica*. Este hallazgo está completamente justificado por la función principal de los mastocitos: garantizar la respuesta inmune local a un ataque de patógenos. En particular, en presencia de una infección por E. Coli, secretan no solo histamina sino también TNF-α, un mediador fundamental en el reclutamiento de granulocitos neutrófilos 4.

*es por esta razón que el recuento de infiltrados de mastocitos ya no es un criterio aceptado como admisible para el diagnóstico de SVD/CI.

Histamina y estrógeno

Las mujeres, mucho más que los hombres, son propensas a la intolerancia a la histamina y la histamina a menudo empeora durante la ovulación y durante la primera fase del ciclo menstrual (períodos en los que los niveles de estrógeno son más altos que  los de progesterona).

Los estrógenos estimulan los mastocitos para liberar histamina y causar la inhibición de la enzima DAO que está involucrada en la descomposición de la histamina. Al mismo tiempo, la histamina producida estimula los ovarios para producir más estrógeno, creando así un círculo vicioso que conduce a una producción aumentada y excesiva de histamina y a su acumulación en los tejidos (falta de medios para eliminación).

Por esta razón, la terapia hormonal basada en la ingesta de progesterona es una opción a menudo beneficiosa para el dolor pélvico en casos de inflamación crónica. Sin embargo, hay que tener cuidado en sopesar cuidadosamente el equilibrio beneficio/ riesgo de este tipo de enfoque con un médico especialista ya que la otra cara de una reducción en el nivel de estrógenos (menopausia por ejemplo) es una disminución del trofismo de las membranas mucosas y del crecimiento de la flora, a veces a la origen de algunos trastornos.

Intolerancia a la histamina

La intolerancia a la histamina corresponde a una situación de desequilibrio entre la producción (excesiva) y la degradación (insuficiente) de la histamina en el cuerpo.

Los síntomas típicos de la intolerancia a la histamina varían según la ubicación de la acumulación de histamina (sitio de producción en exceso) y pueden ser:

– trastornos gastrointestinales (diarrea, calambres abdominales)

– asma, dificultades respiratorias

– dermatitis, erupciones cutáneas

– dolor de cabeza, migraña

– dismenorrea

– dolores

– contractura

– neuropatías

Reducción de los niveles de histamina

A diferencia de situaciones patológicas como las alergias en las que se usan terapias antihistamínicas, no existe un tratamiento específico para la intolerancia a la histamina. El manejo de este problema, tan pronto como se detecta o se supone, consiste en una serie de medidas naturales:

1. seguir un régimen alimentario adecuado limitando las principales fuentes de histamina:

– tomates, chucrut, espinacas

– alimentos enlatados de todo tipo

– pescado ahumado (arenque, salmón, etc.), crustáceos y mariscos

– embutidos de todo tipo (salchichas, salame, carne seca, jamón ahumado, mortadela, etc.)

– quesos fermentados y maduros

– alcohol de todo tipo (vino, cerveza, etc.) y vinagre de vino

– levaduras

Una dieta baja en histamina, junto a una dieta alcalina, se usa para controlar el síndrome de la vejiga dolorosa y muchas personas han visto una mejora en el dolor y una disminución de la inflamación vesical5.

2. Integrar en la alimentación unos complementos alimenticios capaces de reducir o inhibir la activación de los mastocitos como la quercetina y el sulfato de condroitina como Alaquer y Cistiquer.

Bibliografía

1. Kim A1, Han JY2,3, Ryu CM2,3, Yu HY2,3, Lee S3, Kim Y3, Jeong SU4, Cho YM4, Shin DM3, Choo MS2.- Histopathological characteristics of interstitial cystitis/bladder pain syndrome without Hunner lesion.- Histopathology. 2017 Sep;71(3):415-424. doi: 10.1111/his.13235.

2. Malik ST1, Birch BR2, Voegeli D1, Fader M1, Foria V3, Cooper AJ4, Walls AF2, Lwaleed BA1.- Distribution of mast cell subtypes in interstitial cystitis: implications for novel diagnostic and therapeutic strategies?-  J Clin Pathol. 2018 Sep;71(9):840-844. doi: 10.1136/jclinpath-2017-204881. Epub 2018 May 15.

3. Choi HW1, Bowen SE2, Miao Y2, Chan CY3, Miao EA4, Abrink M5, Moeser AJ6, Abraham SN7.- Loss of Bladder Epithelium Induced by Cytolytic Mast Cell Granules.-  Immunity. 2016 Dec 20;45(6):1258-1269. doi: 10.1016/j.immuni.2016.11.003. Epub 2016 Dec 6.

4. Varadaradjalou S1, Féger F, Thieblemont N, Hamouda NB, Pleau JM, Dy M, Arock M. -Toll-like receptor 2 (TLR2) and TLR4 differentially activate human mast cells.- Eur J Immunol. 2003 Apr;33(4):899-906.

5. Oh-Oka H1.- Clinical Efficacy of 1-Year Intensive Systematic Dietary Manipulation as Complementary and Alternative Medicine Therapies on Female Patients With Interstitial Cystitis/Bladder Pain Syndrome.- Urology. 2017 Aug;106:50-54. doi: 10.1016/j.urology.2017.02.053.

Deja un comentario