Parasitosis intestinal y cistitis

Spread the love

Parasitosis por oxiuros

La parasitosis intestinal es un problema que suele considerarse un trastorno benigno, principalmente pediátrico y, por lo tanto, a menudo se excluye por defecto en adultos.

Entre las lombrices intestinales más comunes mencionaremos la tenia (comúnmente llamada: lombriz solitaria) pero los oxiuros también son muy frecuentes.

Estos pequeños gusanos blancos redondos (Enterobius vermicularis) de unos pocos milímetros se encuentran en el suelo y en los espacios verdes. A menudo colonizan a los niños pequeños que, mientras juegan al aire libre, entran en contacto con los huevos (que se encuentran debajo de las uñas o en las manos) y se los llevan a la boca. Así es como las lombrices pueden ingresar al tracto digestivo donde se asentarán. Más precisamente, después de su ingestión, los huevos eclosionan en el estómago bajo el efecto de los jugos digestivos. La larva luego se convierte en un gusano adulto y migra a través del intestino.

Nótese que los síntomas asociados a este tipo de parasitosis son relativamente discretos ya que se trata, en niños pequeños, de trastornos digestivos (diarrea episódica e inexplicable), dolor abdominal, irritabilidad y picor anal. Por esta razón, la colonización del tracto digestivo por oxiuros puede pasar desapercibida durante largos períodos.

Esta infección también tiene la característica de ser altamente contagiosa. De hecho, no es raro encontrar, durante una parasitosis del niño, que toda la familia se vea afectada por la infección.

La parasitosis asociada a los oxiuros rara vez presenta complicaciones graves, pero debe manejarse absolutamente porque no se resuelve espontáneamente incluso en condiciones inmunológicas perfectas.

Relación con la cistitis

En caso de parasitosis, la presencia de lombrices en el intestino (delgado y colon) altera el equilibrio de la microbiota. Esta invasión de un entorno equilibrado por patógenos conduce a la disbiosis intestinal y, posteriormente, a la inflamación de la pared del enterocito. Estos dos cambios en la funcionalidad intestinal, asociados a trastornos del tránsito y prurito anal, constituyen una serie de factores de riesgo de cistitis bacteriana y abacteriana por varios motivos:

-> nunca lo repetiremos lo suficiente, la microbiota intestinal es responsable del 80% de la competencia inmunológica de un individuo. Por lo tanto, la disbiosis intestinal debida a parasitosis conduce inevitablemente a una reducción de la inmunidad fisiológica que, por ejemplo, en presencia de biofilms vesicales, puede ser la causa de un episodio agudo de cistitis bacteriana

-> la disbiosis intestinal también suele favorecer la aparición de cepas bacterianas más agresivas y, en particular, de bacterias uropatógenas. Este crecimiento excesivo de bacterias puede tener un impacto significativo en términos de un resurgimiento de las infecciones del tracto urinario

-> la inflamación de la mucosa intestinal es también un factor de riesgo tanto de infección (migración bacteriana a la vejiga debido a la formación de fenómenos de porosidad intestinal) cuanto inflamatorio (procesos inflamatorios, inicialmente intestinales, que progresivamente conducen a una inflamación pélvica que finalmente se refleja a nivel urológico

-> los trastornos de tránsito también favorecen un paso masivo de gérmenes potencialmente uropatógenos al perineo con un mayor riesgo de contaminación de las vías urinarias por ascenso (esto es particularmente cierto en los episodios de diarrea)

-> el picor anal también es causa de que los gérmenes suban desde el ano hasta el meato urinario

-> en algunos casos, la sintomatología de la parasitosis (por ejemplo, calambres abdominales) puede ser el punto de partida de disfunciones musculares en el suelo pélvico que repercuten en la vejiga y su funcionalidad (micción, capacidad vesical, etc.)

-> si la parasitosis se prolonga en el tiempo o se repite, la pared del enterocito puede presentar daños que provocan un síndrome de hiperpermeabilidad que permite el paso de «toxinas» a la propia mucosa o incluso a la circulación. Esta porosidad excesiva es la causa de respuestas inflamatorias de tipo alérgico: producción de anticuerpos y mediadores de la inflamación (histamina en particular) que pueden dar lugar sucesivamente a patologías extraintestinales autoinmunes, inflamatorias o neuropáticas (citaremos aquí caso de CI/SVD) .

Por todo ello, cuando la cistitis (bacteriana o abacteriana) es crónica y sin explicación, la búsqueda de una parasitosis puede ser una buena idea para descartar una posible causa que muchas veces se pasa por alto.

Qué hacer

Aquí ni siquiera surge la cuestión del tratamiento de la parasitosis. Obviamente, esta infección debe ser atendida, lo antes posible y de manera efectiva.

Al mismo tiempo, sin duda será útil actuar:

– si es necesario, para ayudar a regularizar el tránsito

Ausilium Tisana

– recolonización y apoyo de la microbiota digestiva para la vuelta al equilibrio

Deaflor y Lenicand

– una intervención para abordar los procesos inflamatorios y alérgicos

Benefit Q y Pealen

– si la cistitis es bacteriana, también será deseable una acción contra los biofilms patógenos (que suelen formarse principalmente cuando la infección urinaria se produce por migración bacteriana)

Ausilium NAC y Ausilium 20 PLUS

– si la cistitis es abacteriana, habrá que apoyar la reepitelización del urotelio vesical

Cistiquer y Dimannart

Deja una respuesta