Sequedad y atrofia vaginal: combatirlas para acabar con la cistitis.

Spread the love

En muchos casos, la cistitis se produce y/o se cronifica a medida que se acerca la menopausia o durante esta fase delicada. Ya hemos abordado los mecanismos de raíz de este fenómeno en varias ocasiones, pero los intercambios recientes en nuestro grupo de apoyo nos han llevado a centrarnos en uno de los componentes más significativos entre los factores de riesgo en mujeres posmenopáusicas: la sequedad vaginal y la atrofia de las mucosas.

De hecho, estas situaciones son lamentablemente comunes y se observan con frecuencia durante las consultas ginecológicas de rutina sin que realmente se tengan en cuenta o se señalen como la causa principal de la cistitis recurrente (tanto bacteriana como abacteriana).

Por tanto, muchas mujeres viven con malestares íntimos (que pueden percibirse como superables en el día a día) que no atienden o luchan por atender por falta de indicaciones claras sobre las medidas a implementar y, lo que es más molesto, por falta de conciencia real del impacto que este problema tiene en el conjunto de la esfera urogenital.

Sin embargo, el manejo de la atrofia y de la sequedad de las membranas mucosas puede ser un «punto de partida» de un enfoque natural eficaz contra la cistitis.

¿Cómo combatir la sequedad y la atrofia de las mucosas puede ser una solución contra la cistitis?

Utilicemos aquí una metáfora.

Si imaginamos el ecosistema vulvo-vaginal como un jardín, la mucosa será el suelo, la flora de Döderlein las plantas que crecen en él y el pH la calidad ambiental del entorno. En un entorno así, si la tierra está reseca y agrietada, las condiciones ambientales están lejos de ser óptimas y es impensable cultivar algo.

A nivel vulvo-vaginal es lo mismo: mientras las mucosas estén demasiado secas para recuperar la elasticidad y corregir el trofismo, todas las funciones protectoras de las vías genitales y urinarias (protección frente a infecciones como la inflamación) no pueden cumplirse.

Os invitamos a leer esto para profundizar el tema.

¿Cómo restablecer el trofismo y la hidratación de las mucosas?

El retorno a la hidratación óptima y al trofismo vulvo-vaginal es un verdadero camino ya que se trata, gradualmente, con paciencia y asiduidad, de restituir a los tejidos no sólo la hidratación sino también las «materias primas» necesarias para reconstruir y recuperar sus características fisiológicas de elasticidad, flexibilidad, capacidad de acoger una flora equilibrada y abundante, etc.

Por supuesto, la duración de este proceso de equilibrio depende del sujeto y, en particular, de las condiciones en las cuales se encuentra el ecosistema vulvovaginal al inicio del abordaje. Evidentemente, es mucho más fácil encontrar una situación equilibrada si la sequedad es moderada y la atrofia apenas comienza; será mucho más largo si partimos de una situación inicial de gran atrofia y sequedad extrema de meses o incluso años.

Siguiendo con la metáfora del jardín, sería como intentar regar una tierra seca y agrietada. Las primeras veces, el agua corre por la superficie sin lograr penetrar en el suelo. Es necesario regar muy poco pero durante mucho tiempo para lograr «empapar» el suelo con agua y, gradualmente, llegar a las capas profundas para que la hidratación sea constante y uniforme. Una vez dado este primer paso, es posible pensar en sembrar semillas para restaurar un jardín (con probióticos, por ejemplo).

En nuestra experiencia, hemos hablado con mujeres menopáusicas que han tardado meses en empezar a cosechar los frutos de su perseverancia, pero es totalmente posible con medidas como:

-> Aplicaciones diarias de:

Ausilium Crema o Pealen Crema o Xerem

Ausilium Lavanda

Ausilium Flora

-> Suplementación con elementos constitutivos de la mucosa y principios activos naturalmente antiinflamatorios como:

Quercetina (Cistiquer o Benefit Q o Alaquer)

PEA

-> Uso de lubricante durante el coito

-> En ocasiones, el uso de THS local de 1 a 3 veces por semana (según la opinión del especialista) es un impulso importante para alcanzar un primer resultado en términos de comodidad, más rápidamente.

Es todo un protocolo, ¡pero de hecho es posible llegar allí!

Lo importante es definir un enfoque personalizado que combine no solo las medidas correctas sino también una dosificación que sea factible en el tiempo. En este sentido, como siempre, podemos acompañarte si lo deseas.

Deja una respuesta