Todo sobre la vaginosis crónica

Spread the love

La vaginosis implica una proliferación anormal de microorganismos en el medio vaginal. Estos microorganismos pueden ser:

– cepas bacterianas o levaduras fisiológicamente presentes en la flora vaginal pero cuya proporción debería ser menor. Su excesiva proliferación causa una situación patológica

– gérmenes patógenos (E.coli, Gardnerella, etc.) que no deberían estar en el ambiente vaginal

En cualquier caso, la presencia de vaginosis conduce a una disbiosis vaginal verdadera, es decir, a una alteración del equilibrio fisiológico de la flora de Doderlein. Esta situación a menudo causa vaginitis, inflamación de la mucosa causando a su vez una serie de problemas y síntomas incómodos y dolorosos.

Además, la vaginosis bacteriana es un factor predisponente para la infección del tracto urinarioy, más particularmente, para la infección post coital.

De hecho, la infección del tracto urinario después de las relaciones sexuales, puede tener varias causas:

– las bacterias patógenas responsables de la cistitis están dotadas de flagelos que les dan una cierta movilidad autónoma. Esta peculiaridad permite que las bacterias patógenas presentes en el ambiente vaginal lleguen al meato urinario, dando lugar a una cistitis llamada “ascendente”.

Las bacterias patógenas también son lo suficientemente pequeñas como para permitirles migrar directamente de la vagina a la vejiga a través de las membranas mucosas. Este fenómeno también se amplifica en presencia de sequedad vaginal o disbiosis de la flora de Doderlein (flora fisiológica vaginal) después de una ingesta de antibióticos.

En cualquier caso, las relaciones sexuales son un factor mecánico que promueve el aumento de las bacterias desde la vagina a la uretra y la migración bacteriana de la mucosa vaginal al urotelio.

En conclusión, la existencia de estos dos problemas es un círculo vicioso que debe superarse actuando de manera contemporánea a nivel vesical y vaginal.

Y salir de ello, sì, se puede.

Deja una respuesta