La vejiga hiperactiva

Spread the love

Aquí es fundamental distinguir:

– los síntomas = frecuencia y/o urgencia miccional crónica

– las causas = todos los mecanismos en la raíz de la aparición de los síntomas

Por esta razón, el diagnóstico de vejiga hiperactiva sigue siendo un diagnóstico sintomático que reconoce la existencia de síntomas crónicos pero no proporciona información sobre las causas subyacentes detrás de estos síntomas.

En base a esta constatación, entendemos que varios sujetos con el mismo diagnóstico de vejiga hiperactiva pueden, en realidad, sufrir diferentes patologías (con síntomas idénticos).

Por ejemplo:

trastornos neuropáticos

– contracturas musculares

inflamación urotelial crónica

– infección del tracto urinario por gérmenes atípicos

trastornos ginecológicos que se «reflejan» en la vejiga

Por lo tanto, parece obvio decir que se deberá adaptar el manejo y que, el enfoque que funcione para algunos podría ser totalmente ineficaz para otros dependiendo del problema «oculto» detrás de la vejiga hiperactiva.

¿Qué es la vejiga hiperactiva?

El síndrome de vejiga hiperactiva es una afección urológica definida por un conjunto de síntomas como:

  • urgencia miccional: necesidad urgente de orinar que a menudo resulta en incapacidad para retener la orina
  • alta frecuencia de micciones: más de 8 veces en 24 horas
  • incontinencia debida a la urgencia: pérdida involuntaria de orina inmediatamente después de la necesidad de orinar
  • nocturia: necesidad repetida de orinar durante el sueño (al menos dos veces por noche)
  • distensión abdominal

Cuáles son las causas?

La función normal de la vejiga es el resultado de una interacción compleja entre factores neurológicos y psicológicos y la actividad musculoesquelética y renal. La combinación de estos mecanismos fisiológicos en parte voluntarios y en parte involuntarios determina el llenado de la vejiga y el vaciado de la orina recolectada, en momentos y lugares considerados apropiados. Una única anomalía, más o menos profunda, a nivel de este sistema puede contribuir al síndrome de la vejiga hiperactiva.

Entre las causas se encuentran:

– contracciones involuntarias de la vejiga

Este trastorno a menudo se asocia con la hiperactividad del músculo detrusor que se contrae durante la micción para expulsar la orina. Las contracciones anormales e involuntarias de este músculo mientras se llena la vejiga provocan ganas de orinar antes de que la vejiga alcance el volumen normal.

– sensibilidad de la pared de la vejiga

– alteración del suelo pélvico normalmente debido al embarazo y al parto

– deficiencia de estrógenos después de la menopausia

– consumo de diuréticos y consumo excesivo de cafeína o alcohol

infecciones agudas del tracto urinario

– trastornos neurológicos

Diagnóstico

El proceso de diagnóstico podría incluir diferentes fases de evaluación siguiendo una primera anamnesis:

  • evaluación general e historial médico
  • examen físico, incluido el examen del abdomen y de los genitales, examen rectal en hombres (para evaluar tamaño, consistencia y masa general de la próstata) y examen pélvico en mujeres (para evaluar atrofia, inflamación, infección)
  • evaluación urodinámica
  • cistometría: puede identificar si se están produciendo contracciones musculares involuntarias o si la vejiga no puede «almacenar» la orina correctamente
  • examen neurológico

Manejo y terapia

Una vez confirmado el diagnóstico, hay que orientarse hacia los abordajes más relevantes, siguiendo múltiples intervenciones que no conducirán a una resolución completa del trastorno pero que podrán reducir considerablemente el número de episodios de incontinencia:

  • pérdida de peso
  • eliminación de alimentos irritantes para el urotelio: limitar el consumo de cafeína, teína y alcohol; eliminar alimentos y bebidas picantes, ácidos y endulzados artificialmente
  • rehabilitación del suelo pélvico
  • doble micción y entrenamiento de la vejiga: después de orinar, los pacientes que tienen dificultades para vaciar la vejiga por completo pueden esperar unos minutos y luego intentar expulsar la orina restante nuevamente (¡sin ‘empujar’ nunca!)
  • inyecciones intravesicales de toxina botulínica
  • neuroestimulación: cuando la vejiga hiperactiva está relacionada con un trastorno neuropático

En este artículo se presenta un enfoque natural para abordar la urgencia y la frecuencia miccional.

Cirugía

La cirugía para el tratamiento de la vejiga hiperactiva se reserva para pacientes con síntomas graves y que no responden a otros tratamientos conservadores.

Testimonios

A continuación, podéis encontrar algunos intercambios que tuvieron lugar en el grupo Cistitis recurrente entre los afectados por el síndrome de vejiga hiperactiva:

«Después de 4 meses de fisioterapia y neuroestimulación todos los días con un dispositivo en casa, las cosas van mucho mejor».

«Prueba las cápsulas de semillas de calabaza durante 3 meses ya que pueden ayudarte».

“Estoy esperando mi tercera dosis de botox y os puedo decir que me está ayudando. Lamentablemente no dura en la mayoría de los casos más de 6 a 9 meses. No sé si te sientes como yo pero a mi me duele la vejiga y me duele durante el sexo y eso ayuda mucho».

Deja una respuesta